Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Experto advierte de que no hay que "descuidar el cuidado del cabello", al igual que la piel requiere un cuidado especial

El médico de Svenson, el doctor Germán Delgado, ha advertido que, al igual que la piel requiere un cuidado especial para evitar el foto envejecimiento --o incluso lesiones neoplásicas-- no por ello hay que "descuidar el cuidado del cabello", ya que en verano ambas partes están expuestas a la radiación solar.
"Piel y cabello tienen un mismo origen embriológico, por lo que reúnen ciertas similitudes en relación a sus características, crecimiento y, por supuesto, necesidades de cuidado", ha asegurado.
Además, ha añadido que "un exceso de radiación, un clima extremadamente seco, puede dar lugar a un cambio de características de nuestra hebra capilar", tales como "cambios en la coloración, pérdida de elasticidad, pelo quebradizo", entre otros.
La hidratación también es muy importante, pues el cabello, al igual que la piel, está formado por un 70 por ciento de agua. En este sentido, Delgado ha dicho que parte de la elasticidad del cabello de las personas "depende de su cantidad de agua" y que "una pérdida de hidratación dará lugar a unas puntas abiertas, una hebra quebradiza y un aspecto deslustrado".
En cuanto a la hidratación, han apuntado que el cabello crece continuamente y que se convierte en un registro químico prácticamente diario de los alimentos que las personas ingieren. "Una alteración en la alimentación modifica los niveles de los elementos que lo componen y puede alterar la salud del cabello".
Otro de los aspectos importantes del cuidado del cabello es la limpieza, donde el doctor Delgado ha explicado que, debido a su función protectora, "tanto la piel como el cabello están expuestos a numerosos agentes externos".
"En el caso del cabello, elementos de suciedad, exceso de grasa o restos de productos de 'styling', se van adhiriendo a su cutícula a lo largo del día", ha indicado.
Por último, ha indicado que la frecuencia de lavado del cabello "puede hacerse incluso a diario siempre que se utilice el producto adecuado". También ha recomendado evitar lavar el pelo con agua a muy alta temperatura y, de hecho, ha señalado que "el último aclarado debería realizarse con agua fría".