Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos destacan la aparición de fármacos para la osteoporosis que aumentan la proporción de la masa ósea de los huesos

Expertos reunidos en el 54º Congreso Nacional de la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física (SERMEF), que estos días se celebra en Málaga, han destacado la aparición de nuevos medicamentos para tratar la osteoporosis que permiten aumentar la proporción de la masa ósea de los huesos.
Uno de ellos es denosumab, el cual, según ha asegurado la coordinadora del grupo de trabajo de Osteoporosis de la SERMEF, María Elena Martínez, tiene efectos "muy positivos" en los pacientes porque aumenta en mayor proporción la masa ósea de los huesos frente a otros medicamentos.
Se trata de un medicamento de nueva generación que se lleva dispensando en España desde hace cuatro años denominado "biológico" que favorece la creación de un hueso natural. "Aumenta mucho más la masa ósea en los huesos que otros medicamentos. Los pacientes que han sido tratados con este medicamento muestran, tras someterse a una densitometría ósea, que su masa ósea ha aumentado", ha apostillado.
Otra de las ventajas que ha descrito la especialista es su administración porque se aplica en el paciente, mediante una inyección, cada seis y no una vez a la semana o mes como ocurre con otros fármacos. Además, recalca, no se queda adherido al hueso. "En definitiva, en unos años vamos a tener pacientes que se han fracturado pero que han podido normalizar su masa ósea. Va a cambiar la perspectiva de la osteoporosis", ha agregado.
'TREAT TO TARGET'
Por otra parte, durante su intervención, Martínez ha destacado la estrategia 'Treat to Target' para la osteoporosis, es decir, una medida que tiene como objetivo llevar al paciente a un control adecuado de su enfermedad, simplificando así el manejo de la patología para reducir el daño orgánico y mejorar los resultados clínicos.
De hecho, su uso implica que existe una relación bien establecida entre la diana terapéutica, la variable de medida y el objetivo terapéutico. Así, al igual que a un paciente que ha sufrido un infarto se le debe controlar la tensión arterial por debajo de unos niveles, quien sufre osteoporosis debe medirse la densidad mineral para establecer un control adecuado, con el objetivo de evitar fracturas.
En este punto, la experta ha destacado la importancia de la labor preventiva del médico rehabilitador en el abordaje de la enfermedad, puesto que porque ayuda a que no aparezca y no avance, evitando la aparición de fracturas. Y es que, en el caso de que aparezca una fractura, el médico prescribirá tratamiento enfocado a que el paciente recupere la máxima movilidad posible y vuelva a realizar sus actividades de la vida diaria de la manera más independiente.