Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos demandan que la inactividad física sea considerada como una patología

Expertos de la Clínica Mayo de Estados Unidos están demandando que la inactividad física sea considerada como una patología. En este sentido, recuerdan que el sedentarismo "es una causa común de obesidad, y de sobrepeso y grasa excesiva".
Por ello, y porque es un catalizador "para la diabetes, la presión arterial alta, el daño en las articulaciones y otros problemas de salud graves; manifiestan que éste "debe ser considerado una condición médica", tal y como asegura el fisiólogo de este centro sanitario, el doctor Michael Joyner.
El estudio, que ha sido publicado en la revista 'The Journal of Physiology', señala que la falta de ejercicio afecta a la salud "no sólo de muchos pacientes obesos, sino también de personas de peso normal". De hecho, la inactividad prolongada puede hacer que se produzcan cambios corporales de carácter estructural y metabólico.
Así, aumentan las posibilidades de sufrir "un aumento de la frecuencia cardiaca, un atrofiamiento de huesos y músculos y disminuciones de la resistencia física y del volumen sanguíneo", indica el doctor Joyner. Y es que, volver a hacer ejercicio después de un tiempo sin hacerlo es difícil porque "la persona se puede cansar rápidamente y experimentar mareos u otro malestar", confirma.
CON EJERCICIO SE REMITEN ENFERMEDADES COMO LA FIBROMIALGIA
Por todo ello, el experto asegura que si se medicalizase la inactividad física "se podrían dar tratamientos de por vida como se ha hecho con la adicción al tabaco". Además, remitirían patologías asociadas como "la fibromialgia, el síndrome de fatiga crónica o el síndrome de taquicardia postural ortostática (POTS, por sus siglas en inglés)", subraya.
Además, una reciente investigación del Texas Health Hospital Presbiteriano de Dallas y de la Universidad de Texas Southwestern Medical Center (ambos situados en Estados Unidos) ha demostrado que tres meses de ejercicio físico continuado puede reducir los síntomas del POTS. Por ello, los expertos consideran que "los médicos deben considerar la prescripción de ejercicio".
Sin embargo, el doctor Joyner interpela a las personas sedentarias a que no se reincorporen a la vida física activa de manera brusca, pues debe ser "lenta y progresiva. No hay que tratar de entrenar para una maratón", apostilla.