Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos destacan la necesidad de planificar el embarazo en pacientes con enfermedades autoinmunes sistémicas

Las pacientes con enfermedades autoinmunes sistémicas deben planificar el momento del embarazo ya que "cuando se realiza en el momento apropiado y bajo los cuidados de equipos expertos, las probabilidades de éxito son enormes; es fundamental acudir a los controles y nunca abandonar los fármacos", ha asegurado la jefa de Sección de Reumatología del Hospital General Universitario de Alicante, la doctora Paloma Vela.
"La prudencia, la programación, el exquisito cuidado antes, durante y después del embarazo, el manejo por grupos expertos, y el buen cumplimiento de las recomendaciones por parte de los pacientes, son la clave del éxito", ha añadido la experta durante el curso de postgraduados 2016 de la Sociedad Española de Reumatología (SER) celebrado en Madrid junto con Roche.
Las enfermedades autoinmunes sistémicas son un grupo de enfermedades que comparten la presencia de anticuerpos producidos por la propia persona contra sus células y tejidos, aunque tienen grandes diferencias entre ellas.
Algunas como el lupus eritematoso sistémico o el síndrome de Sjögren son bastante frecuentes, mientras que las miopatías inflamatorias o las esclerodermias no tanto, "es por ello esencial su manejo en unidades expertas", apunta la doctora.
RIESGOS EN EL EMBARAZO
Respecto a los riesgos, la doctora Vela ha explicado que "depende mucho de qué enfermedad se trate; en el lupus eritematoso sistémico o en el síndrome antifosfolipídico existen riesgos para la madre y para el desenlace del embarazo".
"En el caso del síndrome de Sjögren, el peligro fundamental es para el hijo, debido al paso a través de la placenta de ciertos anticuerpos que pueden ocasionar daños importantes en el desarrollo del bebé, mientras que no suele haber problemas para la madre".
"En los últimos años, manejamos mucho mejor las enfermedades, hemos formado equipos multidisciplinares donde se integran reumatólogos, obstetras, nefrólogos, hematólogos, neonatólogos e internistas, lo que aumenta las garantías de éxito; además, ha mejorado la sensibilidad de los profesionales hacia este aspecto tan importante para muchos pacientes, el deseo de ser padres", ha concluido.