Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expulsan de un hotel a uno de los actores de Harry Potter por borracho y obsceno

Josh Herdman, en su interpretación de Gregory Goyle, en una escena de la saga de Harry Potter.telecinco.es
Josh Herdman, protagonista de un escándalo en Copenhaguen. El macarra Gregory Goyle en la saga de 'Harry Potter' fue expulsado de un hotel, tras ser sorprendido sobre un sofá, borracho en actitudes obscenas con una rubia medio desnuda, según publica . 'The Sun'
Herdman de 22 años que participaba en la convención Collectormania, apareció en la sala ante sus fans borracho y diciendo palabrotas. 
 Al parecer el actor ya había bebido bastante durante el vuelo a la capital danesa y no paró de hacerlo cuando piso tierra.
Los organizadores han contado al tabloide británico que el joven actor apenas podía tenerse en pie y hasta enfadó a sus padres con sus groserías y malos modos.
Un testigo del evento, en el que participaron las estrellas Freddy Krueger y Robert Englund, actores de 'La Guerra de las galaxias' y  'El señor de los anillos', confirmó que el comportamiento de Herdman fue vergonzoso.
"Estaba fuera de sí. Muchos niños, fans seguidores de Harry Potter, tenían la intención de verlos y tener su autográfo, pero el actor los recibió con el ceño fruncido, fue ofensivo y grosero".
Los organizadores trataron de interrumpir su breve intervención, pero Herdman siguió bebiendo y al entrar al hotel comenzó a gritar y a insultarlos.
Un testigo del escándalo ha contado que hubo un momento en el que el actor gritó: "Soy un miembro del reparto de la mayor película en la historia del cine y no me hables así".
Poco después fue sorprendido con una chica medio desnuda en un sofá del pasillo del hotel y la seguridad lo instó a salir.
Todo el escándalo terminó con Herdman llorando en una ambulancia y diciendo que se iba a morir. El actor, que no fue detenido por la policía, fue atendido en el mismo hotel por paramédicos.
Cuando estuvo en condiciones pagó la cuenta y fue obligado abandonar el lugar.