Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

F1: caída en picado del Gran Circo

La Fórmula 1 ha pasado por su peor año en décadas. Espionaje, carreras adulteradas por accidentes provocados y un mundial aburrido y casi decidido desde las primeras carreras han provocado la desafección entre la hinchada. Recién terminada la temporada un nuevo golpe para la FIA y Bernie Ecclestone, Bridgestone, único proveedor de neumáticos del campeonato, se despide el año que viene.
Bridgestone Corp no renovará un contrato de provisión de neumáticos para la Fórmula 1. El único proveedor de neumáticos para la máxima categoría del automovilismo deportivo desde 2007 desea concentrarse en el desarrollo de nuevas tecnologías y productos. Aún reconociendo el reconocimiento de marca que supone para los japoneses su ligazón con la F1, consideran que han "alcanzado sus objetivos" y llega el momento de encaminarse hacia otros "diferentes". "la compañía quiere redirigir sus gastos hacia el desarrollo de tecnologías más innovadoras y líneas de producto estratégicas que satisfagan los objetivos y fortalezcan nuestra imagen de líder tecnológico", anunció en un comunicado.
La empresa nipona no ha dicho que pasará con sus trabajadores destinados a la fabricación de los neumáticos de la máxima competición deportiva del mundo del motor. La crisis, hasta el momento, le ha supuesto a la compañía la pérdida de 900 puestos de trabajo.
De facto, esta decisión implica que para Bridgestone la F1 ha dejado de ser "un laboratorio de investigación". Es más consideran que es una gran pérdida de dinero y de tiempo. Sin embargo no piensan así de MotoGP donde seguirán como proveedor al menos hasta el año 2011.
A estos problemas generales, en España hay que sumarle los particulares. La mala temporada de Fernando Alonso en su último año en Renault han provocado la caída de las audiencias televisivas. Este año 2009 ha sido el peor en la carrera del asturiano desde que ganara el Mundial.
En 2007, Michelin pegó el portazo primero. Ahora le toca el turno a Bridgestone, que pondrá fin a una historia de amor de trece años en 2010. ¿Qué gomas calzarán los bólidos de la F1? De momento, ninguna.
 
La F1 no le sirve al fabricante japonés
Problemas de audiencia y Alonso no gana
Según Telemanía, "en paralelo, La Sexta registró la audiencia más baja de los tres últimos años... mientras crece el interés de los espectadores de TV-3. Una media de 2.963.000 aficionados ha seguido este año la fórmula 1 en su estreno en La Sexta, que ha promediado un 31,1% de cuota de pantalla. Son 1.179.000 personas menos que las que se interesaron por el Mundial del año pasado, que retransmitió Telecinco. Y por el camino se han perdido 12,1 puntos de cuota. Del share de 43,2% se ha pasado al 31,1% de esta temporada.
¿Será este el annus horribilis o el inicio de la caída como deporte de masas del Gran Circo?