Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Facua dice que la bajada del 8% de la luz en febrero no compensa la subida del 16% en la legislatura

Facua-Consumidores en Acción considera que la bajada del recibo de la luz en un 8% en el mes de febrero no compensa los incrementos del 16% experimentados durante la pasada legislatura.
La asociación de defensa de los consumidores realiza estas consideraciones en una nota en la que insiste en reclamar un "cambio radical" en el sistema tarifario, de manera que el Gobierno fije una tarifa máxima totalmente regulada, "libre de la especulación del oligopolio eléctrico".
En febrero, explica la asociación, la factura del usuario medio se situó en 62,39 euros mensuales, un 8% por debajo de los 67,84 euros de enero.
Facua realiza sus estudios a partir de la tarifa PVPC aplicada en domicilios cuyos contadores aún no tienen la tarificación por horas. En ellos utiliza un perfil de usuario con una potencia contratada de 4,4 kilovatios (kW) y un consumo mensual de 366 kilovatios hora (kWh) mensuales, la media en España según un análisis de la asociación sobre varias decenas de miles de facturas de viviendas habitadas.
El recibo del usuario medio no se situaba por debajo de los 63 euros mensuales desde julio de 2010, cuando representaba 62,84 euros. En cuanto al precio de la energía consumida, el kWh supuso durante febrero una media de 11,69 céntimos, o de 9,19 más impuestos.
El precio de la energía consumida fue un 11,3% más bajo durante febrero que en el mes anterior, en el que se situó en una media de 13,18 céntimos, o en 10,36 más impuestos.
La última vez que el kWh estuvo por debajo de los 9 céntimos antes de impuestos fue en abril de 2014 (9,53 céntimos) y la anterior en enero de 2008 (9,28 céntimos). En cuanto al kW potencia contratada, se mantuvo en 4,46 euros (3,50 más impuestos). Tiene ese precio desde febrero de 2014, fecha en la que subió un 17,9%.
La asociación denuncia además "la injustificada carestía de la luz en España, fruto de un mercado mayorista que favorece la especulación con los precios, hinchados por el oligopolio de las grandes eléctricas".