Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Fandi y Manzanares abren la Puerta Grande

El Fandi y Manzanares abren la Puerta Grandetelecinco.es
Segovia (España). David Fandila El Fandi y José María Manzanares han salido en hombros del festejo que con motivo de las festividad de San Juan y San Pedro ha acogido esta tarde la plaza de toros de Segovia y en el que Perera se cerró la Puerta Grande por su fallo con la espada. No obstante, paseó una oreja del toro que cerró plaza.
El Fandi cortó el primer trofeo de la tarde frente a un toro muy parado al que supo mantener en pie y al que dibujó una faena tesonera. Con él, el granadino dejó detalles por el pitón derecho. Ante el segundo, ya calentó al público en el tercio de banderillas y dejó una faena de intensidad y vibración que caló hondo en los tendidos que pidieron con fuerza la segunda oreja que el presidente decidió no conceder.
También Manzanares paseó una oreja con un sobrero de García Jiménez justo de fuerzas al que toreó con limpieza y elegancia en una actuación en la que sobresalieron dos series con la mano derecha y una tanda de naturales largos y ligados. Con el quinto, hizo una labor que fue de más a menos debido a la condición de su animal que pronto se apagó y dejó de transmitir.
Pudo Perera haber asegurado la puerta grande en la primera parte del festejo tras lidiar un sobrero después de que fuera devuelto el titular que se lastimó la mano derecha. El extremeño firmó una faena seria cimentada en el pitón derecho con un toro noble que acometió bien a las telas y que también tuvo un buen pitón izquierdo por donde le extrajo naturales de más que notable calidad.
No obstante, paseó una oreja del sexto, un astado que cantó enseguida su condición de manso y con el que hizo un esfuerzo en un trasteo en el que primero lo muleteó en tablas en toriles, terreno donde consiguió extraerle algunos muletazos limpios y de mano baja antes de darse un potente arrimón y rematar su labor de una estocada.