Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Félix Sabroso aborda la búsqueda de la propia identidad en su primera película sin Dunia Ayaso

El director español de cine Félix Sabroso ha presentado este lunes 'El tiempo de los monstruos' después de que la madrugada del pasado sábado terminara de rodarla y en la que han participado como actores Javier Cámara, Carmen Machi, Pilar Castro, Candela Peña, Julián López, Yael Barnatán y Jorge Monje.
El 'film', el primero que lleva a cabo Sabroso desde el fallecimiento de su pareja sentimental y cinematográfica, Dunia Ayaso, aborda la búsqueda de la propia identidad en el marco de la historia de un director de cine que "reúne a un grupo de gente con el que ha trabajado para intentar contar su obra póstuma", según ha explicado el director.
Sabroso ha explicado que escribió originalmente el guión para que Dunia "pudiese rodar cuanto antes una película". "No llegamos a tiempo y se convirtió en un reto poder rodarla pronto y hacerlo en homenaje a ella", ha apuntado.
Además, ha asegurado que "a él también le venía muy bien enfrentarse pronto a la idea de rodar solo y saber que era capaz de hacerlo". "A Dunia la he sentido todo el rato conmigo. Hay mucha experiencia acumulada con ella y era muy difícil que no estuviese. Ha estado todo el rato junto a mi con las cosas que sé, que compartimos, la opinión que le merecía todo... No tengo la sensación de haberla hecho sin ella", ha asegurado.
Javier Cámara, que encarna a Víctor, el director de cine y protagonista de la película, ha indicado que es una cinta que trata temas como "la decadencia del sistema, quiénes somos, cuál es el personaje que nos toca vivir en la vida y si somos capaces de mantenerlo o no".
El actor ha definido a su personaje, en declaraciones a Europa Press, que es un hombre que "está viviendo una crisis bastante fuerte y cree que esta va a ser su última película", por lo que, cuando reúne al grupo de gente para llevarla a cabo, lo hace para "contar una última historia que cree que es muy importante".
"Es una película que a mí me disturbó muchísimo porque es un nuevo lenguaje que tanto Félix como Dunia querían iniciar. Está lleno de géneros", ha indicado Cámara.
En este sentido, Sabroso ha añadido el interés que, a su juicio, tiene la cinta viene en parte por la "insólita convivencia" de los personajes que presenta y por mostrar "cómo el cine se nutre de la realidad y cómo la realidad se ha nutrido del cine", según ha indicado.
Así, ha asegurado que la película "tiene pintón" y se ha mostrado convencido de que el resultado, después de pasar por postproducción, será una cinta "gustosa de ver" y que además incluye una mezcla de géneros que van desde la comedia "fría" hasta el "misterio" que, según ha explicado, "se cierne" sobre toda la película mientras "se va desgranando poco a poco con cada punto de giro sorpresivo".
RODAR EN CUATRO SEMANAS, UNA PROEZA
Por otra parte, ha indicado que la premura en rodaje (se ha rodado en tan solo un mes y apenas dos meses después de que empezara a hablarse de ella), se debió a que los actores convinieron en que agosto era el mejor mes para llevarlo a cabo. "Juntar a este cásting no es sencillo", ha señalado. De hecho, los mismos actores han comentado el haber rodado la película en cuatro semanas como "una proeza", en palabras de Carmen Machi.
La actriz ha indicado que aunque "es bueno dedicarle meses a una película" para que el director "pueda ir desarrollándola", después del resultado del rodaje de 'El tiempo de los monstruos', "no hacía falta más". "Lo que se quería contar está en la película", ha asegurado.
Además, ha señalado que los actores que forman el cásting de la cinta "son todos muy diferentes y cada uno estaba haciendo un papel muy distinto a los que había hecho antes". En este sentido, la actriz ha indicado que "es bueno que un actor y su personaje se sientan incómodos" y ha señalado el modo de trabajar del director, sin desvelar a los actores los detalles durante el rodaje, como una experiencia estimulante. "Suena raro lo que digo, pero en la película se verá".
"A todos nos enamoró el guión, ha sido el motor que ha arrancado este proyecto y nos ha ilusionado y metido en este barco, aún con muchas dudas. Ha sido increíble, es la primera vez que me dan una materia prima tan buena y teníamos que construir algo con ello", ha comentado, por su parte, Pilar Castro.
COMPLEJA Y SEDUCTORA
Sabroso se ha mostrado sorprendido por lo "infinita" que es la película en la medida en que permitía "crear muchísimas cosas" y "replantearse los personajes en cada secuencia". "Es una película muy seductora --ha asegurado-- y el público podrá amarla incluso sin entenderla".
Tanto el director como los actores han coincidido en que es una película "arriesgada" que, aunque la prioridad sea que guste, "no es esa la razón por la que se inició el proyecto".
En este sentido, Sabroso ha indicado que la película "no es que pretenda satisfacer otras demandas" de cine sino dar respuesta a un público "decepcionado, escéptico y deprimido". "Bajar siempre el listón para que lo entienda todo el mundo y que sea fácil genera un público demasiado confortable y la confortabilidad no siempre es un lugar feliz".
"Cuando uno se sienta en el cine no pasa nada porque además te hagan reflexionar", ha recordado el director, que ha subrayado que ha intentado hacer su película "más seductora" y ha insistido en que "quiere entretener por encima de todo".