Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ferrari busca soluciones para mejorar la refrigeración del F10

Los F10 presentarán novedades en el Gran Premio de Australia. FOTO: Archivo.telecinco.es
La alegría por el doblete en la primera carrera de la temporada no fue completa en Ferrari. En Maranello andan preocupados con el motor del F10 y los problemas de sobrecalentamiento que sufrió Felipe Massa. La temperatura subió demasiado a causa de los 36º que alcanzó el asfalto de Bahrein y el brasileño se vio obligado a bajar el ritmo para no sufrir una rotura.
Precisamente es esto lo que trae a los ingenieros de la Scudería de cabeza, de cara al próximo Gran Premio de Australia y sobre todo de cara al de Malasia. La pista en Sepang puede llegar a los 50º de temperatura.
"La temperatura del motor es el resultado de la aerodinámica del coche. Así que tenemos que trabajar en ello con el fin de asegurarse de que no tenemos nada más de este tipo de cuestiones para las próximas carreras en caliente ", confesó el jefe del equipo, Stefano Domenicali. Y eso es lo que hacen. El F10 lucirá una nueva tapa de motor y branquias de refrigeración de mayor tamaño en Melbourne.
Estos cambios deben permitir afrontar con garantías la carrera en el infierno de Malasia. Pero en Ferrari no se quieren quedar ahí. Giusseppe Azzollini, fichado esta temporada procedente de la extinta Toyota, está trabajando en una nueva versión del difusor. Se podrá ver en Barcelona.
Al parecer, el nuevo difusor que lucirá el F10 es tan complejo como el de McLaren y más grande que el actual, por lo que no cabe en el actual chasis del monoplaza de la escudería italiana.
JNP