Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cine estaba de parranda

Algunos están empeñados en montarle un velorio y rezarle una novena pero aún no lo han conseguido. En plena agonía, el cine decidió automedicarse. Se recetó una juerga y la mejoría ha sido evidente aunque efímera. La fiesta del cine ha sido un éxito rotundo y ha desmentido dos perversas hipótesis. Una, que los españoles preferimos ver las películas pirateadas  que en pantalla grande y dos, que no nos gusta nuestro cine.