Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fitch cree que un corte del gas de Rusia a la UE causaría un "trastorno sustancial" a la economía europea

La agencia de calificación crediticia Fitch Ratings considera que una prohibición por parte de Rusia de las importaciones de gas a la Unión Europea (UE) causaría un "trastorno sustancial" en la economía y en la industria de Europa, según recoge la agencia en un comunicado.
Fitch subraya que en el momento inmediatamente posterior a una supuesta prohibición, la región sufriría una escasez de gas y unos mayores precios debido a su limitada capacidad para reducir la demanda, recurrir a proveedores alternativos y transportar gas a los países más afectados.
Asimismo, advierte de que un aumento de los precios del gas después de una hipotética prohibición tendría también efectos en cadena en los precios de la electricidad, el carbón y el petróleo. "La industria se llevaría la peor parte de la escasez de suministros, ya que se le daría prioridad a demanda de los hogares", añade.
En este sentido, la agencia de calificación considera que una prohibición duradera de las importaciones de gas ruso a Europa es un hecho poco probable, pero supone un escenario que tendría un "gran impacto".
Rusia es el proveedor de alrededor del 27% del gas que recibe Europa, por lo que, dado el elevado coste que tendría este escenario para las dos partes, tendría que producirse un "gran deterioro" en la crisis de Ucrania para que se materializara.
En cambio, un corte temporal del suministro que afecto sólo al gas que se distribuye a través de Ucrania es un escenario "más probable" para el que Europea está mejor preparada, debido a las elevadas reservas y a la reciente apertura del gaseoducto entre Rusia y Alemania.