Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fitch advierte de que un barril de petróleo a menos de 30 dólares "no es sostenible"

Un barril de petróleo a un precio inferior a los 30 dólares "no es sostenible", advierte la agencia de calificación crediticia Fitch, que considera que por debajo de este umbral de precios numerosos proyectos dejarán de ser rentables y echarán el cierre.
"Creemos que a precios por debajo de 30 dólares por barril una serie de proyectos no lograría cubrir sus costes operativos, invitando al cierre", asegura la agencia.
No obstante, el precio medio del barril de petróleo manejado por Fitch se sitúa este año en 45 dólares, casi un 50% por encima de la cotización actual, mientras que para 2017 espera un precio de 55 dólares y para 2018 de 60 dólares.
No obstante, la calificadora de riesgos establece un escenario menos optimista, con un barril de petróleo a 45 dólares en 2016, 50 dólares en 2017 y 55 dólares en 2018 para examinar a las grandes compañías integradas del sector.
A este respecto, Fitch señala que cinco de las siete grandes compañías integradas europeas, incluida la española Repsol, la francesa Total, la anglo holandesa Shell, la italiana Eni y la austriaca OMV, cuentan con unas previsiones de ratio de endeudamiento a 2017 por encima del nivel correspondiente a sus actuales ratings, aunque Fitch precisa que su metodología no contempla la rebaja de un rating por el incumplimiento temporal de este parámetro.
En este sentido, la agencia señala que las empresas del sector han anunciado agresivos planes de reducción de sus gastos de capital que podrían incrementarse si no mejoran las condiciones en 2016 y 2017.
Así, los analistas de Fitch apuntan a la anglo holandesa Shell como la petrolera que mayor esfuerzo debería hacer para conservar su rating (AA/vigilancia negativa), incluyendo una reducción del 49% de su gasto discrecional en caso de no llevar a cabo desinversiones.
Por detrás de Shell, la agencia estima que, en ausencia de desinversiones, la francesa Total debería reducir sus gastos discrecionales un 44% para mantener su nota 'AA-/estable', mientras la española Repsol debería reducir este gasto un 37% para mantener su rating 'BBB/estable'.