Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fitch prevé nuevas presiones sobre la factura de luz por la "anémica" demanda y la refinanciación

La agencia advierte de la "volatilidad" en torno a la reforma energética española y de su efecto disuasorio sobre los inversores
Fitch advierte de que la factura de la luz y la sostenibilidad del sistema eléctrico pueden verse sometidas a nuevas presiones relacionadas con la "anémica" demanda y por la necesidades de refinanciación de parte de la deuda del sector a través del Fondo de Amortización de la Deuda Eléctrica (FADE).
La agencia de calificación realiza estas consideraciones en un informe en el que compara el déficit de tarifa español con el portugués y en el que concluye que el desajuste eléctrico es menos problemático en el país vecino, a la vista de que solo equivale al 45% de los ingresos del sistema y a 2.800 millones, mientras en España supone el 83% de los ingresos y acumula 26.100 millones.
Al analizar la situación española y la reciente reforma energética, Fitch considera que las medidas están expuestas a "volatilidad", no solo por posibles caídas de demanda, sino también porque "el regulador no ha demostrado en los últimos años su capacidad para hacer valer sus decisiones técnicas para asegurar que los costes del sistema estén firmemente controlados".
Además, la puesta en práctica de "medidas retroactivas" como parte de la reforma y, en concreto, de los nuevos esquemas de retribución a las actividades reguladas puede suponer una señal "no amistosa para los inversores" y conducir a "disputas legales".
La nueva remuneración del régimen especial reducirá considerablemente los sobrecostes del sistema eléctrico, pero "la naturaleza retroactiva de estas medidas genera incertidumbres legales que pueden provocar daños colaterales", entre ellos los de "disuadir a los nuevos inversores en un momento en el que se deben promocionar los negocios medioambientales", señala.
"MURO DE REFINANCIACIÓN".
En cuanto a la financiación del déficit de tarifa, advierte de que el coste medio de la deuda eléctrica es del 4,7%. "Estos altos costes financieros añaden presión sobre los desequilibrios del sistema", asegura, antes de recordar que aún es necesario colocar en los mercados más de 4.000 millones relacionados con el exceso de déficit de 2012.
Fitch pronostica nuevas emisiones del FADE, pero también advierte del "muro de refinanciación" en caso de que las condiciones de mercado empeoren. La deuda viva asciende a unos 20.800 millones, y dentro de una semana, el 17 de septiembre, se producirán los primeros vencimientos, por valor de 2.000 millones. Para 2014, los vencimientos ascienden a 2.700 millones, mientras que en 2015 ascienden a 4.600 millones.