Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

GAR: Cerco al terrorista

Los etarras saben que tarde o temprano se los cruzaran en un camino. Son los miembros del GAR, una unidad de élite de la Guardia Civil. Cuando se fundó hace 30 sus siglas significaban Grupo Antiterrorista Rural. Ahora responden a Grupo de Acción Rápida. El nombre cambia, el objetivo no. Su campo de acción es Navarra y País Vasco, unos 17.000 Kilómetros cuadrados que recorren por todos sus rincones.
Con algunos miembros del GAR . Nos movemos por la Muga. La zona fronteriza marcada por estos mojones y por el movimiento de etarras. Se mueven pero también esperan.
 Son las observaciones o apostaderos. Ven quien entra en el monte, quien sale, que deja y que coge. De hecho, hace pocos meses detuvieron a dos etarras cuando acababan de sacar dinero de un zulo.
Los mapas del País Vasco y Navarra que tiene el GAR son los más detallados que existen. Marchas diarias de 20 kilómetros y recorridos en coche de 120. Se detalla hasta la última casa de aperos.
Una constancia que les llevo a su éxito más conocido el rescate de Ortega Lara en el zulo de una fábrica. Manso, Baraja, Diesel, Pilatos... cada uno tiene un mote. No es broma. Se los ponen por seguridad, nadie puede conocer sus verdaderos nombres.
Pero además de actuar en campo, también lo hacen puntualmente en zonas urbanas. Cuando tienen que entrar en pisos para detener etarras. Si esto es lo que vemos en la calle, lo que pasa dentro de los portales podría ser muy parecido a esto. Son entrenamientos.
Dentro las fuerzas de seguridad del estado el GAR es de los grupos que más hace. Por cada 30 días operativos tienen 8 de formación. El 90% de los agentes del GAR son tiradores selectos.
Pero esa formación no sirve de nada sin capacidad de movimiento. Con sus helicópteros pueden desplegarse y rodear un caserío aislado en cuestión de minutos. Además de controles en carreteras, realizan unos quince mil anuales, también vigilan el transporte en tren.
Como dice uno de ellos: “Somos como la pesca de altura echamos las redes y lo que caiga, y vaya si caen”.De hecho, en su historia han participado en al menos 600 detenciones de etarras.
Quieres denunciar una situación o enviarnos alguna sugerencia? Contacta con nuestro equipo de Reporteros en los teléfonos 91/395 93 08 - 91/395 95 41 o mándanos un email a reporteros@informativost5.com. Gracias por tu colaboración.