Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gesta de campeón

El Real Madrid, campeón de Liga 2007/08. El conjunto de Bernd Schuster sudó la camiseta para remontar (1-2) a Osasuna en el Reyno de Navarra. El conjunto rojillo se adelantó con un polémico penalti. Robben e Higuaín firmaron los goles de un triunfo que vale un título.
El Real Madrid ha entonado el alirón como campeón de Liga en la trigésima quinta jornada de Liga al ganar en Pamplona con una épica remontada con diez jugadores durante toda la segunda parte, tras verse por debajo en el marcador en el minuto 83 y vencer con dos goles en el 87 y el 89.
Los blancos se aseguraron el campeonato, pese a jugar toda la segunda mitad con diez hombres tras la expulsión en el 46 de Cannavaro, tras remontar el gol de penalti de Puñal en un increíble final con los tantos de Robben e Higuaín.
A falta de buen fútbol, los primeros veinte minutos fueron de una gran intensidad enmarcados en un ambiente proclive al acecho 'rojillo', aunque también hubo mucha precipitación y no aparecieron ocasiones claras de gol.
Con posterioridad, bajó el ritmo del juego y el conjunto blanco se empezó a sentir más a gusto, pero disfrutó de pocos minutos de tocar el balón y le faltó un par más de velocidades para ir a por el partido.
 Tras el descanso: Expulsión de Cannavaro
La segunda parte comenzó con la expulsión de Cannavaro al primer minuto de la reanudación, lo que obligó a Bernd Schuster a sacrificar a Saviola por Torres.
Tras unos minutos locos, con varias tarjetas en pocos instantes, el Real Madrid digirió mejor el cambio de escenario, curiosamente pese a jugar con uno menos. José Angel Ziganda movió pieza para pasar a jugar con dos delanteros (Kike Sola y Pandiani), mientras que Schuster puso en liza a Higuaín en sustitución de Raúl.
Sin embargo, Osasuna no estuvo fino y no se encontró cómodo, al revés que los blancos, que disfrutaron de sus mejores minutos, si bien no 'mataron' a la contra y los locales acariciaron la victoria al marcar de penalti, por mano de Heinze, transformado por Puñal en el minuto 83.
No obstante, la crueldad se cebó con Osasuna y el Real Madrid acabó a lo campeón con goles de Robben, de cabeza a balón parado, y de Higuaín, en una potente volea.
Goles: 1-0, m.83: Puñal, de penalti. 1-1, m.87: Robben. 1-2, m.89: Higuaín.
  JWS