Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Gioconda de Leonardo da Vinci tenía cejas

Imagen de la Mona Lisa, en una fotografía de EFE.telecinco.es
"Eso podría explicar por qué las cejas han desaparecido", añadió Cotte, que piensa que las pinturas han sufrido reacciones quiímicas, quizá motivadas también por la limpieza del cuadro.
Y no sólo desvela el misterio de las cejas de la Gioconda, sino que asegura además que la Mona Lisa parecía "totalmente diferente" hace 500 años, cuando el cuadro tenía un cielo azul y la piel de la protagonista no era tan amarillenta. "Su sonrisa, su mirada y su rostro eran más amplios", afirma.
Cotte aha asegurado al diario británico Telegraph que da Vinci construyó a la Gioconda por capas, con esmaltes especiales cuyas propiedades ópticas proporcionaban un aumento de la sensación de un rostro en tres dimensiones. Sobre este acabado, da Vinci repasaría detalles como las cejas. Ambas pinturas podrían haber reaccionado.
El trabajo de Cotte se detalla en una exposición, "Los secretos de la Mona Lisa", que se abre en el Museo de la Ciencia y la Industria en Manchester el sábado. IM