Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno reduce del 8,7% al 4,2% el coste financiero de Castor al laminar su pago en treinta años

Los pagos no comenzarán hasta 2016 y se elimina una actualización del valor de la inversión del 2,5% anual
La decisión del Gobierno de ampliar de veinte a treinta años el periodo de amortización del almacenamiento subterráneo de gas de Castor permitirá que el coste financiero de esta instalación para el sistema gasista se reduzca del 8,7% al 4,2%, según consta en la memoria económica del real decreto ley acerca del encaje retributivo de este complejo, a la que ha tenido acceso Europa Press.
En la memoria, el Gobierno destaca esta "significativa" reducción del coste financiero, que en un primer momento partía de una referencia del coste de los bonos del Estado a 10 años más 350 puntos básicos. En el nuevo escenario, se ha fijado un tipo de interés fijo del 4,267% en términos anuales.
Junto a esto, indica que habrá un periodo de carencia en el inicio de los pagos, que no comenzarán hasta el año 2016, y que se ha eliminado un punto en el régimen anterior por el que el valor neto de la inversión incrementaba los importes pendientes de amortización mediante una tasa anual del 2,5%.
Otros aspectos que destaca el Ejecutivo son que, con el nuevo modelo, se eliminan los anteriores los costes de extensión de la vida útil y, al hibernarse la instalación, se reducen los costes para el sistema gracias a la reducción significativa de costes de operación y mantenimiento.
Todas estas medidas permiten que el coste anual para el sistema gasista asociado a Castor sean a partir de 2017 de unos 100 millones de euros anuales, frente a los 210 millones previstos inicialmente.
El valor total de la inversión de Castor asciende a 1.461 millones de euros. Escal UGS, participada en un 66% por ACS, recibirá 1.350 millones, ya que es necesario descontar la retribución provisional ya abonada, de 110 millones.
PRESUPUESTO DISPARADO.
Este importe es fruto de la auditoría de inversiones realizada por Deloitte e incluye los costes de inversión en instalaciones, los costes de exploración e investigación y los gastos financieros activados.
La memoria económica también alude al fuerte incremento de costes del proyecto con respecto a las proyecciones iniciales. Las primeras estimaciones ascendían a unos 491 millones, presupuesto que en mayo de 2007 alcanzó los 894 millones y que luego se fue incrementando hasta el coste final presentado por la empresa de 1.179 millones, sin gas colchón ni gastos financieros.