Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno amplía el plazo a las nucleares para que completen su titularidad única para poder renovar Trillo

El Gobierno dará más plazo a las centrales nucleares para que completen su adaptación a la obligación de tener un titular único, según el Real Decreto Ley aprobado el pasado viernes por el Consejo de Ministros. La primera de las centrales nucleares a las que les afectaría este incumplimiento sería la de Trillo (Guadalajara), sobre cuya renovación de licencia deberá pronunciarse el Gobierno antes del 17 de noviembre próximo.
De este modo, el Real Decreto por el que se adoptan medidas urgentes en relación con el sistema gasista y la titularidad de centrales nucleares, facilita la operación y gestión del parque nuclear atómico español, cuyas centrales debían tener un titular único, de acuerdo con la Ley 12/2011 de 27 de mayo sobre responsabiliddad civil por daños nucleares o producidos por materiales radiactivos. Esta norma exige que el titular sea único y que esté dedicado únicamente a la gestión de centrales nucleares.
En concreto, el Real Decreto Ley, que principalmente regula la actual situación en el almacén de gas de Castor, establece en su disposición adicional segunda las medidas necesarias para completar la adaptación de las centrales nucleares a esta normativa.
Estas acciones consisten en transferir la titularidad de las autorizaciones de explotación de las centrales nucleares a las entidades que actualmente tienen encomendada dicha explotación, en el caso de aquellas centrales que no han llevado a cabo el proceso de adaptación previsto en la Ley sobre la responsabilidad civil por daños nucleares o producidos por materiales radiactivos.
El texto expone que las empresas afectadas son Iberdrola, Endesa, Gas Natural, Hidroeléctrica del Cantábrico y Nuclenor, titulares de Almaraz I y II, Ascó I, Ascó II, Vandellós II y Trillo y que deben presentar un único plan de adaptación para cada instalación.
Sin embargo, recuerda que estas empresas, debido a las discrepancias que tienen con el Ejecutivo por esta cuestión, presentaron al Ministerio de Industria, Energía y Turismo en septiembre de 2011 unos planes individuales "que no eran coherentes entre sí, por lo que era imposible que se realizara la adaptación exigida".
Un mes más tarde las empresas solicitaron la suspensión de esta obligatoriedad, una petición que el Ejecutivo denegó en diciembre de 2011. Tras ser desestimado su recurso, el Tribunal Superior de Justicia desestimó los recursos que presentaron Endesa, Gas Natural e Hidroeléctrica del Cantábrico.
Estos incumplimientos, de acuerdo con la normativa nuclear suponen una "infracción grave" y el plazo venció el 28 de mayo de 2012, hace ya más de dos años y medio. Por este motivo, el 25 de junio de 2012 la Dirección General de Política Energética y Minas inició un expediente sancionador a cada una de estas empresas que acabó con una multa de 900.000 euros.
Según relata el Real Decreto Ley, el 10 de abril de 2014 estas empresas seguían sin cumplir la obligatoria adaptación a la titularidad única y se acordó incoar nuevos expedientes sancionadores a cada una de las centrales de las que son titulares.
De momento, se han impuesto multas a propietarios de Almaraz I y II, Ascó I, Ascó II, Vandellós II y a Trillo, por un importe de 3 millones de euros, que es el margen establecido para una infracción grave. La multa tendrá que ser asumida por cada titular, según sea su participación en la propiedad de los reactores atómicos.
Para el Ejecutivo, "la cuestión más apremiante" que se plantea es la renovación de la autorización de explotación de la central de Trillo (Guadalajara), cuyso titulares son Iberdrola Generación, Gas Natural, Hidroeléctrica del Cantábrico y Nuclenor. Este sería el caso más urgente puesto que el Industria deberá conceder antes del 17 de noviembre la autorización para renovar su solicitud de operación si el Consejo de Seguridad Nuclear emite un informe favorable.
En caso de aprobarse esa renovación de licencia, podría ser que el Gobierno no la pudiera otorgar por no haber cumplido esa exigencia de titular único, de acuerdo con el artículo 28 de la Ley 25/1964 de 29 de abril.
"URGENTE Y NECESARIO"
Por eso, el texto considera "urgente y necesario" realizar esta modificación legal para que sea posible renovar la autorización de explotación de la central nuclear de Guadalajara y, evitar así un "posible impacto negativo en la estabilidad del suministro eléctrico".
En cuanto a las repercusiones de esta modificación en la responsabilidad civil de las centrales en caso de algún tipo de incidencia, según la normativa, una misma entidad puede ser titular de varias centrales nucleares, y, por ello, esta modificación podría dar lugar a que una compañía que no sea propietaria de una central nuclear, al formar parte de las agrupaciones de Interés Económico a la que se transfiere la titularidad, asumiría las responsabilidades que corresponden al titular de la central.
De este modo, el texto indica que el cambio pretende adicionalmente "exonerar de cualquier responsabilidad frente a terceros que pudiera derivarse de la explotación de una central nuclear a aquellas compañías que siendo partícipes de la entidad titular no sean copropietarios de esta.
Esto afecta a la Agrupación de Interés Económico de Almaraz-Trillo; en la que Hidroeléctrica del Cantábrico es copropietaria de Trillo, pero no de Almaraz. En este caso también está la AIE Asociación Nuclear Ascó Vandellós (ANAV), que opera Ascó I, Ascó II y Vandellós II, mientras que Iberdrola generación es copropietaria de Vandellós II y Ascó II, pero no de Ascó I.