Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Grandvalira prevé abrir la totalidad del dominio esquiable este fin de semana

La estación andorrana de Grandvalira prevé abrir la totalidad del dominio esquiable este fin de semana tras los 20 centímetros de nieve nueva que han cubierto buena parte de la estación.
Las precipitaciones en forma de nieve registradas las últimas horas y la constante producción alentada por las bajas temperaturas, han permitido la apertura del 90% del dominio con un total de 110 pistas disponibles y todos los enlaces entre los sectores conectados.
Además, este fin de semana Grandvalira espera abrir la totalidad del dominio gracias a la predicción meteorológica que apunta a nuevas precipitaciones en forma de nieve para los próximos días.
Grandvalira encara, pues, el mes de febrero con "optimismo", explican desde la estación, gracias a la mejora exponencial de la calidad de la nieve. Las precipitaciones caídas dan licencia para recibir con buenas perspectivas los meses de febrero y marzo, caracterizados por una fuerte afluencia de público nacional e internacional.
Por otro lado, la calidad y la cantidad de la nieve registrada favorecen aún más las condiciones de la Pista Àliga, que en poco más de dos semanas se convertirá en el epicentro mundial del esquí alpino femenino con la celebración de las pruebas de la Copa del Mundo.
El 20 de febrero, la Pista Àliga acogerá la primera cronoescalada previa a la Copa del Mundo; un desafío para los esquiadores que podrán subir la mítica pista de Grandvalira en esquí de montaña o con calzado de clavos (modalidad running).
La cursa, organizada por el dominio y el Soldeu Esquí Club, tendrá su salida al pie de la pista de la Copa del Mundo a 1.710 metros de altitud, y contará con dos llegadas diferentes. La primera, situada en lo alto de TSD El Tarter, presenta 350 metros de desnivel y un recorrido de 1,5 kilómetros.
La segunda, por su parte, se situará en el TSD Tosa Espiolets y presenta un desnivel de 78 metros y un recorrido de 2,8 kilómetros, aproximadamente. La prueba forma parte del calendario de Opens de la Federación de Entidades Excursionistas de Cataluña (FEEC) y es puntuable para la Copa de Andorra de esquí de montaña.