Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guadalajara, Baleares y las provincias gallegas tienen los precios más elevados de los carburantes

Guadalajara, Baleares y las provincias gallegas de Pontevedra, Ourense y Lugo presentan los precios de los carburantes más elevados, según se aprecia en un análisis comparativo de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) a partir de los datos de 8.075 gasolineras.
El estudio, que recoge los precios de la gasolina y el gasóleo mediante muestras diarias de los últimos cuatro meses, muestra que, sin contar Ceuta, Melilla y Canarias, las provincias con precios más bajos son Segovia, Soria y Navarra.
OCU ha elaborado un índice con el precio tanto del diésel como de la gasolina que permite la comparación directa entre las distintas provincias, de modo que Segovia tiene el índice 100 como provincia más barata y Baleares tiene un índice 109, lo que significa que el precio medio es un 9% más caro.
Las diferencias territoriales están definidas por la aplicación del Impuesto Especial de Hidrocarburos (IEH) y el nivel de competencia entre las distintas estaciones de servicio de cada provincia.
Según el análisis de precios llevado a cabo por OCU, España se divide en cinco grandes zonas de precios en función de cómo se aplica en cada territorio la imposición del citado impuesto.
La primer zona es Canarias y Ceuta y Melilla, que están exentas de este impuesto y, además, no tienen IVA, por lo que su nivel de precios es claramente inferior al de resto de España.
Castilla y León, Cantabria, La Rioja y País Vasco forman por su parte un bloque compacto en la mitad centro-norte de la Península, donde sí existe el impuesto sobre hidrocarburos, si bien no se aplica en su tramo autonómico.
Madrid, Aragón y Navarra sí aplican el tramo autonómico, pero lo dejan en un nivel cercano a la mitad del máximo permitido, de 4,8 céntimos por litro). Madrid aplica 1,7 céntimos por litro, y Aragón y Navarra 2,4 céntimos por litro.
Extremadura y Asturias, configuran otro bloque, en el que se aplica el tramo autonómico y se establece en un nivel alto, pero no llega al máximo. Extremadura lo sitúa en 3,84 céntimos por litro y Asturias en 4 céntimos, pero sólo para diésel de automoción, al tiempo que aplica el máximo para la gasolina.
El resto de comunidades (Andalucía, Asturias, Galicia, Baleares, Cataluña, Castilla-La Mancha, Murcia, Comunidad Valenciana) aplican el tramo autonómico del IEH hasta el máximo permitido, de 4,8 céntimos por litro.
LOS IMPUESTOS Y EL NIVEL DE COMPETENCIA.
La aplicación de estos impuestos en diferentes cuantías incide bastante en la clasificación por provincias, de modo que las que son parte de comunidades que no aplican el tramo autonómico son, en general, más baratas que las que sí lo hacen, indica la OCU.
No solo el tipo de aplicación del tramo autonómico del IEH influye en la posición de la provincia en la clasificación. La organización de consumidores asegura que, además del nivel de impuestos, es relevante el nivel de competencia en las gasolineras que operan en una provincia.
Así, provincias como Navarra, Huesca o Lérida muestran precios medios más bajos que los de otras provincias con una carga impositiva menor. La explicación estriba en que en estas provincias existe una fuerte implantación de cadenas locales y de gasolineras ligadas a supermercados e hipermercados, lo que se traduce en mayores niveles de competencia y unos precios menores para los consumidores.
Por el contrario, las islas Baleares, donde el mercado está más concentrado entre los grandes distribuidores, destaca muy negativamente como la región de España más cara en media para repostar.