Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Haití, cruel historia de un país sacudido por la violencia política

Haití nació en 1804, después de la primera rebelión exitosa de esclavos en el mundo . Las tropas francesas se rindieron a las fuerzas encabezadas por Jean-Jacques Dessalines, pero los líderes del país lo condujeron a un desorden paralizante del cual aún no se ha recuperado. La agitación política motivó la ocupación de Haití por parte de infantes de Marina de Estados Unidos de 1915 a 1934. En 1937, unos 18.000 haitianos fueron masacrados a lo largo de la frontera dominicana por órdenes del dictador del país vecino, Rafael Trujillo.
En 1957, Francois 'Papa Doc' Duvalier llevó a cabo un golpe de estado para tomar el poder e inició una dinastía de terror de 29 años de duración hasta 1986. Decenas de miles de personas murieron bajo el régimen de Duvalier y de su hijo, Jean-Claude 'Baby Doc' Duvalier.
Primeras elecciones democráticas en 1990
No fue hasta 1990 cuando Haití tuvo su primer presidente electo en forma democrática : Jean-Bertrand Aristide, un sacerdote de barrio marginado que inspiró a la abrumadora mayoría pobre. Aristide fue derrocado de 1991 y posteriormente ocupó de nuevo la Presidencia del país caribeño en el periodo de 1994 a 1996 apoyado por EEUU y desde el 2001 al 2004. En 2004, fue derrocado en un violento golpe de estado en el que participaron antiguos militares y fue trasladado a Sudáfrica bajo custodia en un avión militar de Estados Unidos, país al que el ex presidente acusó de haberlo "secuestrado" para imponer otro Gobierno.
Sobre Aristide, pesan las acusaciones de que su partido alteró los resultados de elecciones legislativas, se embolsó millones de dólares en ayuda extranjera y envió a matones a atacar a opositores ocasionaron la rebelión sangrienta que lo derrocó en el 2004. Ahora, desde su exilio sudafricano envía condolencias a sus compatriotas. "Desde Africa, el hogar ancestral de los haitianos, enviamos nuestras profundas condolencias y cariño a los cientos de niños, madres, padres, hermanos y hermanas afectados", recalca el ex mandatario.
En 2006, se celebraron de nuevo elecciones presidenciales bajo la vigilancia de la Minustah, la misión de la ONU que desde 2004 se ha establecido en el país para garantizar su estabilidad. René Preval fue elegido y gobierna el país desde entonces. Hace dos años, el presidente René Preval imploró al mundo que se comprometiera en soluciones a largo plazo para su nación, diciendo que un "paradigma de caridad" no terminaría los ciclos de pobreza y desastre. "Una vez que se agote esta primera ola de compasión humanitaria, seremos abandonados como siempre, verdaderamente solos, para enfrentar catástrofes nuevas y reiniciar, como si fuera un ritual, los mismos ejercicios de movilización", declaró Preval.
El terremoto que sumergió a Haití en la tragedia este martes es otro golpe a una nación que ha sufrido más que la cuota esperable de miserias. A la cruel historia de país centroamericano, el martes se sumó este sismo, el más fuerte que se ha registrado en el país desde 1770.   CGS