Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Haití, un pueblo de tipos duros

En Puerto Príncipe gran parte de la población se reparte en los campamentos improvisados en los parques. No hay aseos y el olor lo contagia todo. Sólo hay un momento en el que la resignada tranquilidad se rompe. Una furgoneta comienza a repartir comida.
"Saber que les estamos dando comida todos los días. Nos organizamos como podemos" explica una joven voluntaria de una ONG.
Saber cuántos años Haití seguirá dependiendo de la ayuda exterior es difícil. El 80% de los haitianos no tiene dinero para comprar; son las organizaciones las que deben hacerlo. Para ellos, una valla publicitaria anuncia un todoterreno.