Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hermoso y Ventura, tablas en Granada

Los rejoneadores Hermoso de Mendoza (i) y el portugués Diego Ventura (d) salen a hombros por la Puerta Grande tras la corrida correspondiente a la Feria del Corpus, celebrada esta tarde en la plaza de toros de Granada. Foto: EFEtelecinco.es
Hermoso de Mendoza protagonizó una actuación de mucho crédito ante el segundo, un toro que cantó la gallina a las primeras de cambio; el rejoneador estellés logró sacarlo de la querencia y alegrarlo, pero el toro se vino abajo y además se lo puso difícil en la suerte suprema. Hermoso estuvo soberbio con el buen quinto, por su forma de parar al toro, por su conocimiento de los terrenos, el temple con el que condujo al astado y el ritmo que imprimió a toda su faena. El galope de costado y los giros en la cara adornaron una labor que tuvo en Chenel, Caviar y Pirata a sus otros protagonistas destacados.
 Diego Ventura cuajó una labor intensa con el tercero, pese a la poca raza del toro. El portugués puso toda la carne en el asador para compensar las carencias del toro, arriesgó en los encuentros y lució mucho a sus cabalgaduras. Paseó la primera oreja. El sexto fue devuelto incomprensiblemente por manso, y sustituido por un sobrero de la misma ganadería y de la misma condición. Ventura lo saludó marsellés en mano y estuvo más eléctrico en el conjunto de su quehacer. Su caballo Distinto resultó prendido sin consecuencias cuando esperaba al toro junto a tablas. Hubo muchos guiños al tendido y el público lo jaleó siempre. Tras un pinchazo, se le pidió con mucha fuerza la oreja.
 Fermín Bohórquez emborronó con el verduguillo la faena realizada frente al mansurrón que hizo primero. Las farpas a lomos de Nevado empezaron a subir el buen torno de una labor que logró sus momentos más lucidos con Huapango y las banderillas a dos manos y las cortas por los adentros.Tuvo mejor material con el cuarto. El jerezano trasmitió mucho más con este astado y se hizo aplaudir con fuerza con el espectacular Dolido y Huapango, a lomos del cual volvió a arriesgar junto a tablas.
Plaza de toros de Granada. Último festejo de la Feria del Corpus. Tres cuartos de entrada. Se han lidiado tres toros de Castilblanco, el 6º como sobrero del mismo hierro. Destacaron el 4º y sobre todo el 5º. Los restantes, mansos. Fermín Bohórquez, silencio y oreja; Pablo Hermoso de Mendoza, silencio y dos orejas y Diego Ventura, oreja y oreja.