Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Historia de una lata de cerveza

La Krueger Finest Beer, la primera lata de cerveza de la historia.telecinco.es
Fue en 1935 cuando todo esto quedó completamente solucionado. Dos años después de la derogación de la Ley Seca, aparecía en Estados Unidos la primera lata de cerveza. Krueger, cervecería de Newark (New Jersey) lanzaba la 'Finest Beer', que pronto cautivaría al mercado.
American Can financió los costes de la investigación y acordó con Krueger que le devolvería el dinero sólo si el invento funcionaba bien. La pequeña cervecería multiplicó por cinco sus ventas en tan sólo seis meses. Desde entonces, la lata de cerveza no ha dejado de venderse.
Pero todavía habría más avances. El cierre ha sido otra de las cosas que han evolucionado. Las primeras latas recordaban a una botella, ya que tenían cuello y se cerraban a rosca. A principios de los 60 aparecieron las tapas de aluminio de fácil apertura y en los 80 se implantó la anilla "stay on", la 'chapita' que todos conocemos que no se desprende, facilitando el reciclaje integral de la lata.
En España hubo que esperar unos cuantos años para la llegada de la lata. En 1966 la desaparecida marca Cruz Blanca lanzó la 'Skol International Lager'. Pronto todas las demás marcas españolas lanzarían sus latas de cerveza. Por ejemplo, Damm introdujo este formato en 1978.
Muchos son los que coleccionan estos envases, con gran variedad de colores y tamaños. Desde la tradicional lata de 33cl. hasta la miniatura que se sirve en aviones. A lo largo de la geografía, los formatos cambian. Las hay más altas, más chatas, estrechas, anchas... pero todas ellas conservando perfectamente el preciado líquido que contienen.
 

La lata llega a España
De todos los tamaños y colores
Otra de las ventajas que presentaba la lata es la gran superficie que tiene: un soporte idóneo para plasmar la imagen de la marca a través de dintintos diseños. Además se abre la posibilidad de incluir promociones como parte de la decoración, como la que Estrella Damm lanzó en el Mundial del 82 con Naranjito.