Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Huida hacia ninguna parte

El problema es que, ante la falta de combustible, el barco lleva dos días sin hacer el viaje, según explicaron varias familias que esperan la salida, con todos sus enseres tirados en el suelo del puerto.
Al parecer, la ciudad de Jeremie ha sido de las menos afectadas por el terremoto del día 12, y las personas que se han congregado en el puerto son casi todas originarias de allí o tienen parientes en esa población.
Además, varios cientos de personas han tomado al asalto dos barcos más que se encuentran varados en el puerto por problemas mecánicos, convirtiendo estas dos embarcaciones en improvisado hogar al haber perdido todo en el sismo de la semana pasada.
La afluencia de personas al puerto es cada vez mayor en los últimos días, y más después de que esta misma madrugada ocurriera un nuevo temblor de 6.1 grados en la escala de Richter que ha llenado de pánico a los habitantes de Puerto Príncipe.
Ninguno de los congregados en el puerto, casi todos de origen humilde, ha recibido ayuda externa y muchos de ellos han sobrevivido desde hace ocho días a base de líquidos y caramelos, sin nada que llevarse a la boca.
Tráfico de personas hacia República Dominicana
La desoladora situación que se vive en Puerto Príncipe, está llevando a muchos de sus habitantes a una huida desesperada hacia la República Dominicana. En la frontera del país vecino se ha extremado la vigilancia, pero los traficantes de haitianos indocumentados están utilizando ambulancias y otras artimañas para evadir los puestos de chequeo militares en la frontera y la carretera que enlaza la frontera con la provincia de Santiago (norte).
Los periodistas fuera del aeropuerto
En el aeropuerto, también se extreman las precauciones. El ejército estadounidense ha expulsado del recinto a los periodistas extranjeros. Los militares encargados de la seguridad del aeródromo quieren controlar el número de personas que acceden a la zona. Sólo han dejado que se queden sanitarios y miembros de la organizaciones humanitarias. Para la prensa aseguran que habilitarán otra zona de seguridad. BQM