Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Iberdrola rechaza más impuestos a nuclear e hidráulica y pide más medidas contra el déficit de tarifa

La eléctrica espera nuevas emisiones de deuda eléctrica "en las próximas semanas"
El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, se ha mostrado contrario a la imposición de tasas a las tecnologías del régimen ordinario, entre ellas la nuclear y la hidráulica, con el argumento de que podrían comprometer la rentabilidad de las instalaciones.
Durante una conferencia con analistas, el presidente de la eléctrica indicó que los informes de la Asociación Española de la Industria Eléctrica (Unesa) muestran que "la rentabilidad de las actividades de generación tradicional es tan ajustada que cualquier tasa adicional la dejaría en niveles cercanos a cero o negativos".
"En el tema de las nucleares siempre estaremos abiertos a hablar de buscar soluciones prácticas, pero que se sepa que las nucleares ya pagan una tasa de 13 euros por megavatio hora (MWh) y se hace sin tanto ruido" como en otros países, afirmó.
El borrador del programa electoral del PSOE alude a la fijación de una tasa a la nuclear y a la hidráulica. A estas tecnologías algunos expertos les atribuyen unos 'beneficios caídos del cielo' ('windfall profits') procedentes de su participación prioritaria en el 'pool' y del precio final del que se benefician, el más caro de las tecnologías entrantes.
Los directivos de Iberdrola también explicaron que la deuda de las administraciones públicas con la empresa es "relativamente pequeña" y que "los equipos comerciales están siempre colaborando para que se puedan encontrar fórmulas de pago razonables".
MEDIDAS "URGENTES".
Además, Sánchez Galán consideró "urgente acometer una profunda racionalización" del sistema eléctrico para acabar con el déficit de tarifa y pronosticó nuevas emisiones del Fondo de Amortización de la Deuda Eléctrica (FADE) para colocar este pasivo en los mercados.
Iberdrola prevé que el déficit de tarifa de este año se sitúe este año entre 3.100 y 3.200 millones de euros, esto es, ligeramente por encima del tope legal de 3.000 millones de euros.
Entre las medidas regulatorias adicionales que apoya Iberdrola destaca la limitación en las primas a tecnologías renovables menos maduras, especialmente la fotovoltaica y la termosolar.
La eléctrica también aboga por dedicar los ingresos obtenidos con las subastas de CO2 a reducir el déficit de tarifa o trasladar algunos costes de la tarifa como los extrapeninsulares a los Presupuestos Generales del Estado (PGE). Los sobrecostes del carbón, que son una "cuestión social", también deberían salir de la tarifa, dijo.
Por otro lado, el presidente de Iberdrola mostró su confianza en que "en las próximas semanas" se realicen nuevas emisiones del déficit de tarifa en los mercados. La eléctrica indica que el FADE tenía pensado realizar esta semana una de estas emisiones y que el nuevo mecanismo de colocaciones privadas de la deuda del sector tiene las mismas garantías que las titulizaciones en los mercados.