Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Identifican una proteína en ratones que facilita la pérdida de masa muscular

Científicos del Institut de Recerca Biomèdica (IRB) de Barcelona han identificado una proteína en ratones que facilita la pérdida de masa muscular, lo que convierte a dicha proteína en una posible diana para combatir esta patología.
La investigación, que publica la revista 'Journal of Clinical Investigation', identifica la DOR --Diabetis and Obesity Regulated gene-- y también llamada tp53inp2, como una de las responsables del proceso de autofagia, un regulador de la calidad celular para que el organismo se mantenga en buen estado.
La pérdida de masa muscular, ha recordado el IRB en un comunicado, es un "grave problema biomédico" que no tiene tratamiento adecuado y que afecta especialmente a la tercera edad a través del diagnóstico de sarcopenia y a enfermos de cáncer, sida u otras enfermedades infecciosas.
Los investigadores han comprobado que, cuando aumenta la expresión de la proteína DOR en el músculo de ratones diabéticos también aumenta la autofagia, lo que favorece la pérdida muscular, ya que actúa como un acelerador de este proceso.
Desarrollar un inhibidor contra esta proteína reduciría parcialmente el proceso de pérdida muscular, ya que otras moléculas involucradas continuarían funcionando normalmente, manteniendo los niveles de autofagia en el rango beneficioso para el organismo.
"Si se pudieran tratar los pacientes de sarcopenia y de caquexia, o en riesgo de sufrirlas, mediante un fármaco que inhibiese DOR podríamos frenar o prevenir la pérdida de masa muscular", ha indicado el jefe del laboratorio de Enfermedades Heterogéneas y Poligénicas del IRB y principal autor del trabajo, Antonio Zorzano.
La investigación, según destaca el IRB, resuelve también la incógnita de porqué los diabéticos de tipo 2 pierden menos masa muscular que los de tipo 1, una explicación que también pasa por la proteína DOR.