Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Industria reconoce a las grandes eléctricas 26 millones por la revisión del margen de comercialización

El Ministerio de Industria, Energía y Turismo reconoce un impacto de más de 26,11 millones de euros en los ingresos de las comercializadoras de referencia de electricidad por la regularización del margen de comercialización dentro del Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC) en los últimos tres años.
En la propuesta de Real Decreto, el Gobierno cifra un impacto de 4,48 millones de euros por la regularización de los ingresos en 2014, de 12,71 millones de euros en 2015 y de 8,91 millones de euros en 2016, estimando en este ejercicio una potencia facturada igual que en 2015.
En concreto, el impacto en facturación PVPC vigente (peaje 2.0A) será para 2014 del 0,08% más, del 0,23% para 2015 y del 0,17% para el presente año.
Según consta en la propuesta de Industria, que ha sido puesta en trámite de audiencia, para los años 2017 y 2018 el valor del término fijo de potencia será de 3,09 euros por kilovatio (kW), dado que es el establecido en 2016.
Asimismo, el valor de la retribución unitaria (% sobre ventas de energía, expresado en euros por kW) será para 2017 y 2018 de 0,000532 euros por kWh.
El pasado mes de mayo, la sala de lo contencioso administrativo del Tribunal Supremo emitió un auto en el que obligaba al Gobierno a aprobar antes de que finalizara junio una nueva metodología para calcular el margen de las comercializadoras de referencia de electricidad dentro del PVPC.
En 2014, el Gobierno sustituyó la Tarifa de Último Recurso (TUR) por este precio regulado, de cuyo suministro se encargan las filiales de comercialización de las compañías verticalmente integradas del sector, esto es, Iberdrola, Endesa, Gas Natural Fenosa, Viesgo y EDP España.
Este margen de comercialización, que estaba fijado por el Gobierno en 4 euros por kW al año, ronda el 3% del recibo final y había sido denunciado por las compañías eléctricas por ser insuficiente y abocar a sus comercializadoras a operar en pérdidas.
Así, el fallo obligaba a revisar desde el momento de implantación del PVPC, esto es, desde abril de 2014, el margen de comercialización a los cerca de 13 millones de consumidores acogidos a esta opción.
LA CNMC ESTIMABA QUE DEBÍA SUBIR A 5,24 EUROS POR KW.
A mediados de este mes, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) presentó un informe en el que advertía de que el margen actual de la tarifa eléctrica regulada no cubría los costes de comercialización en que incurren las empresas, y que para hacerlo debería subir al menos un 31%.
De este modo, estimaba que el margen de comercialización debería subir al menos a 5,24 euros por kW contratado y año. Esto supondría para una familia media una subida de 5 euros al año.
No obstante, la CNMC también consideraba que debía incluirse un margen de retribución de la actividad, para lo cual se habían analizado distintos escenarios y se habían determinado los costes de captación y retención de los clientes por si fuera procedente su inclusión.
En lo que respecta a los costes de captación, Industria señala en su propuesta de Real Decreto que no deberían incorporarse ya que "no existe tal coste para los comercializadores de referencia y, además, el PVPC pretender ser un producto básico, un contrato mínimo de garantía, por lo que "es preciso ser especialmente cuidadosos con los costes que incluye" y no estaría "en absoluto" justificado que se cargara al consumidor con un coste por un servicio que no se le está prestando".
En la propuesta, Industria, según datos de la CNMC, señala que el número de consumidores con derecho a acogerse al PVPC que son suministrados por una comercializadora de referencia era de 15 millones en enero de 2014 y en enero de 12,45 millones, por lo que se ha reducido en más de 2,5 millones de consumidores.