Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Instituto Cervantes pierde 19,1 millones de euros en 2013

El Instituto Cervantes ha registrado unas pérdidas de 19,1 millones de euros en el ejercicio 2013 frente a los 4,5 millones de pérdidas del año anterior, según la cuenta de resultados del centro publicadas este viernes en el Boletín Oficial del Estado (BOE).
En dichas cuentas, el instituto alcanza unos ingresos por subvenciones y transferencias de 51,4 millones, resaltando que su principal fuente de financiación son las transferencias que recibe de la Administración General del Estado. En el ejercicio 2013, estos ingresos representaron un 58% del presupuesto total.
Entre las transferencias privadas, el centro destaca algunas recibidas, como por ejemplo por parte de Telefónica (300.000 euros), Fundación Repsol (15.000 euros), Fundación Iberdrola (70.000 euros) o Grupo Mahou (12.500 euros).
Además, en este año la entidad ha alcanzado por las actividades que realiza un resultado de operaciones comerciales de, aproximadamente, 18 millones de euros (en torno al 21% del presupuesto de los ingresos).
En el apartado de gastos de personal, el Instituto Cervantes alcanza los 55,7 millones de euros, dos millones de euros menos que el año anterior. El número medio de empleados en 2013 ha sido de 1.049 personas, mientras que cerró el año con una cifra de 1.033 trabajadores (814 de ellos en centros y 219 de ellos en sedes).
POR DEBAJO DE LAS PREVISIONES
Según detalla, entre sus actividades principales se encuentra la creación de centros y organización de cursos para la enseñanza del español, así como la organización de pruebas de verificación de conocimiento del español, entre otras.
En las cuentas, el instituto refleja la tramitación de 130.128 matrículas (8.000 menos de las previstas), la impartición de 10.791 cursos (900 menos de los estimados) u 85 cursos de formación de profesores (dos menos de los previstos). Por el contrario, las candidaturas inscritas al examen DELE fueron superiores a las previstas (64.163 frente a las 62.300 estimadas).