Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Instituto Médico Europeo de la Obesidad crea un semáforo nutricional para gestionar los excesos de comidas en verano

Comidas fuera de casa, aumento de los encuentros sociales y excursiones a playas y montes suelen ser las actividades que más se realizan en verano y que ponen en riesgo los hábitos saludables. Por ello, y con el fin de gestionar los excesos en esta época, el Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO) ha creado un semáforo nutricional que ayudará a mantener los kilos "a raya".
"Si nos familiarizamos con la información correspondiente de cada color e imagen, podríamos elegir con más facilidad las opciones gastronómicas más favorables, y saber distinguirlas de otras, indicadas para un consumo moderado u ocasional", ha explicado el portavoz de IMEO, Rubén Bravo.
Así, prosigue, la luz verde marca las opciones más saludables que se pueden tomar a diario y las bebidas y comidas que aportan menos de 100 kilocalorías (Kcal) por cada 100 gramos (gr); el color amarillo corresponde a las opciones moderadas que se pueden ingerir sin abusar y que contienen entre 100 y 200 Kcal por cada 100 gramos de ración; y el color rojo que está reservado para un consumo ocasional porque son bebidas y comidas que aportan más de 200 Kcal por cada 100 gramos.
En concreto, para pedir en una terraza y evitar engordar, el organismo ha recomendado tomar agua, infusiones, café con leche desnatada, horchata, zumo de fruta natural, zumo de tomate con pimienta, bebidas light o zero, cerveza, tinto sólo o con gaseosa cero por ciento, vino blanco, banderillas de encurtidos, mejillones o berberechos al natural, gambas cocidas o a la plancha o pulpo con pimentón.
Ahora bien, siempre y cuando se haga con moderación, se puede también pedir refrescos normales, algunas cervezas negras o de graduación superior, sardinas asadas o en salsa de tomate, boquerones en vinagre, jamón ibérico, salpicón de marisco, mejillones en escabeche, aceitunas, sepia rehogada con ajo y perejil, champiñones al ajillo o setas salteadas con jamón.
De lo que hay que huir o por lo menos consumir en contadas ocasiones son de las bebidas alcohólicas de alta graduación combinadas con refrescos azucarados, patatas fritas, alioli o bravas, frutos secos fritos o garrapiñados, cortezas, croquetas, empanadillas, tortilla de patata, rabas o calamares empanados y fritos, alitas fritas con salsas, cazón en adobo, quesos curados o en aceite, huevos rotos con jamón, chistorra o tortas de pan con embutido.
QUÉ COMER EN LA PLAYA PARA NO ENGORDAR
Si por el contrario se está en la playa, el Instituto ha puesto en el semáforo en rojo los batidos azucarados y helados industriales, bocadillo de tortilla de patata, chorizo o salchichón, hamburguesa completa, perrito caliente, bollería, galletas de chocolate, pararas fritas, frutos secos, ensalada de pasta y salsa rosa, humus con crudités de pan tostado, ensaladilla rusa, empanadas, filetes de ternera empanado y frituras de pescado.
En el amarillo, es decir, aquellos alimentos que se deben tomar de forma moderada, aconseja los refrescos normales o similares, algunas cervezas negras, bocadillo pequeño de pavo, jamón york o serrano con tomate, salmorejo, latas de conserva escurridas, boquerones en vinagre, brochetas de pollo con verduras y ensalada de pimientos asados con atún, campera o mediterránea.
Por tanto, las opciones más saludables para comer en la playa son el agua, las bebidas light, cerveza, horchata, zumo de fruta natural, tinto de verano, zumo de tomate con pimienta, gazpacho, yogur desnatado, fruta de temporada en brochetas o macedonia, tortitas de arroz, barritas de cereales light, quesos light, jamón york o fiambre de pavo, banderillas de encurtidos, mejillones o berberechos al natural.
COME DE FORMA SANA EN LA MONTAÑA
En el caso en el que se vaya a hacer una excursión a la montaña o al campo, IMEO ha aconsejado tomar de forma moderada zumos naturales recién exprimido, refrescos, tinto de verano con limón, jamón ibérico, aceitunas, pulpo a la vinagreta, boquerones en vinagre, sardinas a la plancha, sepia con ajo y perejil, mejillones en escabeche y ensalada mixta.
En este sentido, se debe huir de las bebidas alcohólicas de alta graduación, helados cremosos de palo o bola, 'snacks' como patatas fritas o cortezas, frutos secos, bocadillo de salchichón, chorizo o morcilla, tortilla de patatas, filetes empanados, frituras variadas de pescados, calamares, rabas, chopitos, cazón, patatas bravas o alioli y oreja.
Con todo ello, lo más saludable es tomar agua con gas o mineral, refrescos light, cerveza sin alcohol, tinto de verano con gaseosa cero por ciento, agua de sabores edulcorada, café con hielo, café con leche desnatada, infusiones sin teína, fruta fresca, barritas de cereales, banderillas, encurtidos, mejillones o almejas al vapor, berberechos al natural, pulpo con pimentón y gambas cocidas o a la plancha.