Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Internet puede servir para prevenir casos de depresión en personas mayores

Un equipo de la Michigan State University, en Estados Unidos, aseguran que el uso de Internet entre las personas mayores puede reducir hasta en un 30 por ciento sus probabilidades de sufrir algún tipo de trastorno depresivo, según los resultados en la revista 'Journal of Gerontology'.
Los resultados arrojan luz a la preocupación que hay entre los geriatras por el hecho de que sólo en Estados Unidos haya hasta 10 millones de personas de edad avanzada con depresión, a menudo causada por sentimientos de soledad o abandono.
Sin embargo, tras realizar un seguimiento a más de 3.000 participantes de edad avanzada durante más de 6 años el estudio muestra el "fuerte" papel que puede jugar el uso de Internet y las nuevas tecnologías, sobre todo a la hora de permitir a las personas mayores "la posibilidad de comunicarse y estar en contacto a través de las redes sociales y no sentirse solos", ha explicado Sheila Cotton, autora del estudio.
Cotton y su equipo analizaron los datos recogidos por el 'Health and Retirement Survey', una encuesta que se realiza cada dos años y que tuvo en cuenta los niveles de depresión de los sujetos antes de comenzar el uso de Internet, algo clave ya que los investigadores querían saber si los cuadros depresivos previos podían condicionar la aparición de nuevos casos en el futuro.
De este modo, vieron que si había personas que ya sufrían depresión antes de comenzar a usar Internet reducían la intensidad del trastorno, e incluso había quienes lograban controlarla. "Este estudio muestra como el uso de Internet tiene unas contribuciones significativas a la depresión en la población cuando se jubila", dijo Cotton.
Pese a estos beneficios, los expertos recomiendan que, al igual que la mayoría de cosas en la vida, el uso de Internet debe interpretarse con moderación. "Si uno se sienta delante del ordenador todo el día y deja de lado otros aspectos de la vida, acabará teniendo un impacto negativo", ha apuntado.