Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Inventos para robar

Aseguran las empresas de seguridad que es muy complicado ir por delante de los 'cacos' y que al año el sector comercial invierte casi 750 millones de euros en seguridad para combatirlos. La situación económica es muy complicada y los ladrones agudizan su ingenio. Todos los días se producen robos en los centros comerciales, pero no todos los días consiguen detectarlos a pesar de los esfuerzos de los dependientes. Por poner un ejemplo en una gran superficie comercial -de unos 4.000 o 5.000 metros cuadrados- se pueden producir 150 intentos de hurto al día.
Uno de los robos más comunes últimamente es el que se realiza con una simple bolsa de plástico forrada con papel de aluminio.
Este material consigue inhibir las alarmas, por lo que los ladrones logran atravesar los arcos de seguridad sin ser detenidos con su botín.
Forran bolsas, bolsos, pantalones o chaquetas, cualquier cosa que pueda contener el material robado. Para que funcione los cacos se empeñan bien en la tarea: ponen varias capas de papel de aluminio muy bien pegadas con papel celo y en ocasiones hasta cosidas.
Pero las empresas de seguridad siempre acaban capturando al ladrón y detectando sus trucos, aunque eso suponga invertir millones de euros -745 el año pasado- en combatir su audacia.
Rubén García, Director de Ventas de ADT lo explica: "El sistema detecta el material de aluminio y avisa al responsable de la tienda. Puede hacerlo de forma visual o sonora y así poner en aviso al encargado para que actúe con las empresas de seguridad del centro".
El funcionamiento de este sistema es sencillo, nos lo explica Marian Iraola, dependienta de la perfumería Disperfum que lo tiene instalado hace tiempo: Si una persona sale de la tienda con un producto robado los arcos de seguridad emiten un pitido intermitente: "pi, pi, pi".
Sin embargo si el ladrón lleva una bolsa de aluminio el pitido es continuo: "piiiiiiiiiiiiiiiii". De hecho numerosos comercios están instalando este sistema para evitar las pérdidas en hurtos que proceden en su mayoría de los clientes (50,2 % de los casos), de los propios empleados (28,4%), de los proveedores (7,7%) y de errores internos (13,7%) según confirma ADT.
Reconocer al ladrón es cada vez más complicado, ya que no existe un perfil determinado, como explica Consuelo Ortiz, la encargada de la tienda de ropa FESTA del Centro Comercial Príncipe Pío: "Hay mujeres que las ves muy bien puestas, vienen así con muchas bolsas y de repente en las bolsas se llevan la ropa".
Precisamente en esta tienda fueron testigos de cómo dos chicas y un chico circulaban por el centro comercial con un carro de la compra completamente forrado de papel de aluminio.
Su aventura terminó cuando alguien avisó a seguridad. Muchos de los productos robados en los centros comerciales acaban vendiéndose en el mercado negro. Las pérdidas en el sector comercial en España en 2009 ascendieron a 2.805 millones de euros, un 3,8 % más que en el año anterior.
Una cifra altísima que supone, para los comerciantes, una especie de impuesto indirecto y que según los afectados, seguirá aumentando debido a la crisis.
 ¿Quieres denunciar una situación o enviarnos alguna sugerencia? Contacta con nuestro equipo de Reporteros en los teléfonos 91/395 93 08 - 91/395 95 41 o mándanos un email a reporteros@informativost5.com. Gracias por tu colaboración.