Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigadores de la USC ponen en duda un estudio que asocia el consumo de antiácidos y la falta de vitamina B12

Investigadores de la Universidade de Santiago (USC) ponen en duda la validez de un trabajo que relaciona el consumo de antiácidos y la falta de vitamina B12, ya que consideran necesarios "estudios más rigurosos" para determinarlo.
Según recuerda la USC, la revista médica de mayor difusión mundial, 'JAMA', publicó hace cuatro meses un artículo del Kaiser Permanente de Oakland (Northern California), entidad dependiente del sistema sanitario de Estados Unidos, en el que se aseguraba que el consumo prolongado de inhibidores de la bomba de protones y antagonistas del H2, puede causar deficiencia en la vitamina B12.
Las conclusiones de este estudio tuvieron una gran repercusión mundial, según indica la USC, por un lado porque el consumo de este tipo de fármacos es muy común en la sociedad empleados para tratar numerosas dolencias gastrointestinales y, por otro, por "la gravedad de las dolencias asociadas a la falta de vitamina B12", como fatiga, anemia, debilidad muscular e incluso demencia.
El grupo del Área de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Facultad de Medicina detectó "importantes deficiencias metodológicas" en el estudio, por lo que remitió una carta al editor con las "limitaciones encontradas".
NI LA CANTIDAD NI LA CONSTANCIA
Cristián González es el autor principal del artículo de réplica que la revista editó y en el que se recogen estas deficiencias que consisten, según los investigadores, en que el estudio "no registra ni la cantidad ni la constancia de la dosis recibida y no tiene en cuenta el consumo sin prescripción médica" que, en el caso de estos medicamentos, puede ser de hasta un 80 por ciento del total, según añaden.
Debido a estas "carencias", el equipo de la USC pone en cuestión la validez de las conclusiones y considera que sería necesario realizar "posteriores estudios más rigurosos" que permitan dilucidar la presencia o ausencia de asociación entre el consumo de estos medicamentos y la deficiencia de vitamina B12.