Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ante la crisis, Isabel II también se ajusta el cinturón y cultiva hortalizas

La Reina Isabel II de Inglaterra sonríe mientras asiste al derby Investec en el hipódromo de Epsom (Reino Unido) el 6 de junio pasado. EFE/Archivotelecinco.es
La reina Isabel II también se ajusta el cinturón ante la crisis económica y, al igual que muchos de sus súbditos, ha reservado una pequeña parcela en los jardines del palacio de Buckingham para el cultivo de verduras y hortalizas.
Por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, la Reina, de 83 años, ha autorizado que en una parcela de cuatro metros por diez se cultiven distintos tipos de verduras y hortalizas para que puedan ser consumidas en la residencia de la Familia Real.
El terreno está en los jardines del palacio en un lugar reservado hasta ahora para plantar flores de verano, informa hoy la prensa dominical, que publica fotografías de la parcela.
De esta manera, la soberana se une a la tendencia de muchos británicos de plantar verduras en sus jardines o en espacios de tierra alquilados, como manera de conservar el medio ambiente porque no se utilizan productos químicos en el cultivo y para hacer frente a la recesión económica por la que atraviesa el Reino Unido.
Una portavoz del palacio de Buckingham ha puntualizado que no hay productos químicos en el cultivo.
"Se ha utilizado líquido de algas para alimentar las plantas y ajo contra pulgones...Todo será consumido en el palacio", dijo.
Las primeras fresas plantadas en el palacio fueron consumidas la semana pasada con motivo del cumpleaños del duque de Edimburgo, de 88 años, informa hoy el dominical "The Observer".
La última vez que se cultivaron verduras y hortalizas en una residencia real fue en 1943 en el castillo de Windsor, a las afueras de Londres, durante una campaña para que la gente fuese autosuficiente en tiempos de guerra.