Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jade Goody: "Estoy rezando para que ocurra un milagro"

Jade Goody y Jack Tweed han tenido su mediática boda. La novia de 27 años, enferma de cáncer terminal, ha confesado en el discurso nupcial que reza "para que ocurra un milagro". La ex concursante de Gran Hermano británico conmovió a sus más de 150 invitados al asegurar que tiene "la esperanza de volver a este lugar en unos pocos años".
La polémica Jade, a la que los médicos auguran unas pocas semanas de vida, ha arrancado las lágrimas a sus amigos, asistentes a la boda que tuvo lugar el pasado domingo en un hotel londinense.
Según publica el tabloide británico The Sun, Jade habría pedido a su marido que cuando ella no estuviera, quisiera que él se buscara alguien y que fuera feliz.
La prensa subraya el discurso de 30 minutos de la ex concursante de Gran Hermano en el que mostró su lado más frágil al revelar que está "rezando para que ocurra un milagro" y poder "regresar a este lugar para poder seguir viendo a sus amigos".
El revuelo mediático que ha levantado el enlace de Jade Goody con Jack Tweed provocó el interesamiento de medio mundo y la intervención del propio Secretario de Justicia para que el novio pudiera pasar la noche de boda fuera de prisión.
Goody se casó con Jack Tweed, de 21 años, en una lujosa ceremonia en el norte de Londres, cuya retransmisión se vendió por 1,4 millones de dólares. Fue organizada en los diez días transcurridos desde que Tweed le pidió matrimonio en el hospital al conocer el diagnóstico.ZA