Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jade: "Quiero morir en casa"

Jade, después de la operación el lunes pasado. Foto: News of the Worldtelecinco.es
Según el periódico News of the World, Jade habría pedido a sus familiares "quiero morir en casa. Por favor, dejadme volver a casa" durante el bautizo. Jade estuvo durante toda la ceremonia en una silla de ruedas, vestida con el camisón del hospital y sin maquillaje.
Su publicista, Max Clifford, ha explicado que Jade está "físicamente muy cambiada. En la boda ella se maquilló. Hoy no ha llevado maquillaje. Es muy duro para ella estar despierta más de unos minutos, pero ha estado despierta los 20 minutos de la ceremonia, y besó a todo el mundo a la salida. Obviamente estaba feliz como sólo se puede estar cuando lo has dispuesto todo".
La emoción inundó a la estrella de televisión cuando se despidió de sus hijos tras el servicio. Un amigo ha indicado que "cada vez que ella les miraba temía tener que decirles adiós y que fuera el último. Es muy difícil. Siempre hay lágrimas".
¿Cómo decírselo a los niños?
Clifford apuntó que "después del servicio, los chicos se retiraron a hablar con Jade. Imagino que la volverán a ver pronto. Estarán lo más cerca de ella el máximo tiempo posible".
Después del bautizo ha quedado claro que a Jade le quedan días de vida más que semanas. Y ahora la estrella televisiva tiene que decirle a sus hijos que va a morir. El portavoz de Jade ha señalado que "los niños no saben lo enferma que está su madre. Saben que está muy enferma pero es algo que debe manejarse muy delicadamente". Jade y su marido, Jack Tweed, han discutido con diferentes consejeros cómo dar la noticia a los niños.