Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jade se ha bautizado junto a sus hijos en la capilla del hospital

Vídeo: Informativos Telecinco.telecinco.es
La ceremonia se ha realizado en la capilla del hospital, según explica The Sun. Aunque Jade quería que el bautizo se realizara en la iglesia cercana a su casa en Essex, este plan inicial ha tenido que cancelarse ya que se encuentra demasiado débil. Unas 20 ó 30 personas entre familiares y amigos han asistido al bautizo.
Despedida
Fuera del hospital, su publicista, Max Clifford, ha explicado que la ceremonia fue "encantadora", "muy corta y emocionante". "Fue un servicio muy sencillo. Hubo oraciones y bendiciones y unas cortas lecturas", ha indicado. Ha añadido que Jade, "muy pálida y frágil", se mantuvo todo el tiempo en una silla de ruedas y tuvo "una sonrisa y un beso para cada uno de los presentes". Para Clifford, Jade se estaba despidiendo.
"Jade estaba muy feliz; Jeff (padre de sus dos hijos) estaba a un lado y Jack en el otro", ha indicado el publicista. "Todo el mundo sabía lo importante que era para Jade". Sin embargo, ha remarcado que "es muy duro para ella estar despierta más de unos pocos minutos, pero se mantuvo despierta los 20 minutos que duró el servicio".
 
"Había una atmósfera muy positiva. Después de que los chicos fueran bautizados, todo el mundo aplaudió. Luego Jade fue bautizada y la gente volvió a aplaudir", ha apuntado.

Tras la ceremonia, algunos de los familiares y amigos de Goody, incluido su marido y su abuelo, se acercaron a un pub. Su abuelo, John Caddock, indicó que el bautismo fue precioso. "Ha sido muy especial", remató.

Las últimas fuerzas  
La ex concursante de Gran Hermano ha permanecido fuertemente sedada para aliviar los dolores que padece desde que fue operada el pasado lunes.
Los únicos visitantes que ha tenido han sido su marido desde hace 13 días, Jack Tweed, y su madre, Jackiey Budden.Jack, devastado, pasó tres horas junto a su cama el viernes. Cuando salió, cariacontecido, señaló que la había dejado ¨durmiendo".
Jack tiene que permanecer las noches en casa de su madre debido a su libertad condicional por pegar a un adolescente con un palo de golf. Sin embargo, podría volver a la cárcel próximamente por otra agresión. Un amigo ha indicado que "a el marido no le preocupa lo que le pase a él. Sólo quiere estar con Jade mientras le quede tiempo".