Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jade suplica que sus hijos no la vean morir

Desea que la recuerden con una sonrisa, tanto los cientos de personas que siguen su vida y su muerte y que podrán ver su funeral en pantallas gigantes, como sus hijos, su marido y su madre. Pero a pesar de ser el foco de todas las miradas en medio mundo, a Goody le preocupa que sus hijos la vean morir. El rápido deterioro que sufre, a causa del cáncer terminal que padece, hace pensar al equipo médico que estas son sus últimas horas, y ha decidido exprimirlas al máximo. Cualquier esfuerzo contra los efectos sedantes de la fuerte medicación y contra los dolores que sufre merecen la pena si suponen disfrutar de un poco más de tiempo. A las puertas de la muerte, los pequeños detalles de la vida cotidiana, como observar la puesta de sol desde la ventana de casa, son extraordinarios.
La mediática estrella británica llevó a cabo ayer una nueva muestra de valentía incorporándose de la cama, con la ayuda de su familia y, con su compañía, quiso captar lo que para ella puede ser su último atardecer.
La sombra de su muerte, sin embargo, está siempre en sus pensamientos, incluso en esos momentos de felicidad. Según declaró la madre de Jade, Jackiey, al británico The Sun, la ex Gran Hermana le suplicó junto a la ventana que no dejase que sus hijos fueran testigos de su muerte. En su batalla pública contra el cáncer, Jade quiere guardar en la intimidad su papel de madre y proteger a sus hijos. El atardecer en su casa en Upshire, Essex, puede ser un gran recuerdo para los pequeños. IM
Vista de la puesta de sol desde la casa de Jade, en Upshire, Essex. Foto: The Sun