Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jesús Carrasco vuelve a novelar el mundo rural tras 'Intemperie'

Jesús Carrasco regresa al mundo rural con 'La tierra que pisamos' (Seix Barral) tras el éxito de su primera novela 'Intemperie', con una visión "igual de áspera" sobre la vida en el campo. "Mi experiencia de haber vivido allí hasta los 20 años es esa: no es algo recreativo", ha explicado.
'La tierra que pisamos' reescribe la historia de España a comienzos del siglo XX, con su anexión a uno de los mayores imperios en Europa de ese momento. La obra recrea la vida de los altos mandos en un pueblo de Extremadura tras la pacificación a través de los ojos de Eva, esposa de uno de los militares.
Carrasco ha vuelto al mundo rural para mostrar por un lado "la relación de la tierra con el hombre" mediante el personaje de Leva, alguien que no ha salido nunca del campo. "Se trata de indagar en esa complementariedad. Es una pregunta que yo me hice ya en un momento de mi vida, trabajando en un huerto ¿Cómo puede ser de intensa la relación entre la tierra y el hombre?", ha cuestionado.
No obstante, también ha buscado reflejar una relación "absolutamente mercantil y destructiva" personificada en el Imperio, aunque evitando en este caso tener "referencias conocidas" que llevasen al lector a pensar que se trataba de un imperio o un Estado determinado.
Si acaso, algunas referencias leyendo entre líneas, como podría ser la matanza en la plaza de toros de Badajoz en 1936. "Además de la Guerra Civil, el lector también podrá encontrar iconografía de la II Guerra Mundial y del colonialismo europeo en África del siglo XX, pero todo ello en planos interpuestos", ha explicado.
EL "VÉRTIGO" TRAS 'INTEMPERIE'
El autor ha reconocido que su visión de toda esta vida rural es "áspera". "Es que mi relación ha sido áspera y he asistido a la importancia del clima y del tiempo en el pueblo. No es que crea que la naturaleza sea cruel, pero sí indiferente con el hombre: 'me da igual lo que pase ahí abajo, apañáos como podáis", ha apuntado.
Preguntado por su anterior obra, Carrasco ha reconocido que siente "nervios, inquietud y hasta vértigo" por el recibimiento de este trabajo tras la inesperada acogida de 'Intemperie'. "Esta novela es una continuación estilística y una depuración, un paso adelante como espero que sea mi trayectoria", ha aseverado.
Precisamente, ha insistido en la importancia del estilo en su escritura, más allá de la temática y el contenido en el que podría englobarse esa escena rural. "Quiero contar historias, pero de una manera particular, y el estilo será determinante", ha apuntado.
LA TRADICIÓN NORTEAMERICANA
Así, ha descartado "escribir siempre" sobre historias ambientadas en un mundo rural. "El escenario irá cambiando según mis intereses, la próxima novela será diferente y beberá de mi experiencia como lector y mi propia vida", ha indicado, tras reconocer que le "ha costado" terminar de sentirse escritor --Carrasco viene del mundo de la publicidad--.
Por último, preguntado por sus referentes literarios, ha destacado la tradición norteamericana y los "escritores escuetos", aunque las lecturas de escritores contemporáneos españoles hayan aumentado en los últimos años. Entre los nombres, Faulkner, Carver, Richard Ford o Ricardo Ménendez Salmón.