Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jordi Martí (PSC) pide una consulta en Barcelona y Pirineo antes de dos meses

Augura que los Juegos costarían menos a la ciudad que transformar la plaza de Glòries
El líder del PSC en el Ayuntamiento de Barcelona, Jordi Martí, ha reclamado este jueves en rueda de prensa una consulta ciudadana para antes del 14 de noviembre en la capital catalana y el Pirineo sobre la idoneidad de presentar candidatura para acoger los Juegos de Invierno de 2022.
El socialista ha madurado así la propuesta que lanzó el martes su homólogo del PP, Alberto Fernández Díaz, que planteó al alcalde, Xavier Trias (CiU), que la candidatura para acoger los Juegos de Invierno en 2022 o más adelante se someta a una consulta ciudadana.
Las peticiones de consulta ciudadana cuentan con un delicado precedente en la ciudad, la de la reforma de la avenida Diagonal de mayo del 2010, uno de los motivos que arrastró al exalcalde Jordi Hereu (PSC) a la derrota en las elecciones municipales de 2011.
Para Martí, "ahora es el momento" de celebrar la consulta en Barcelona y en los municipios pirenaicos que se han sumado a la idea de la candidatura olímpica, que fue lanzada por Hereu, porque ya podría hacerse sobre un proyecto concreto y no solo sobre una idea.
Hasta el 14 de noviembre los comités olímpicos nacionales pueden proponer una ciudad, y ha apostado por hacer coincidir la consulta barcelonesa con la que Munich (Alemania) prevé para el 10 de noviembre para sondear a sus ciudadanos sobre presentarse para los mismos juegos.
Además, cree que serviría para buscar la complicidad de los barceloneses hacia el proyecto, que considera que tiene "la medida y las posibilidades adecuadas" pese a la crisis económica, e incluso los ve como una manera de ver la luz al final del túnel y salir de ella.
Ha argumentado que unos Juegos de Invierno tienen una dimensión menor que unos de Verano y que la mayoría de inversiones deberían hacerse en el Pirineo y de cara al 2022, con la economía ya mejorada y sin un gran efecto para las arcas municipales.
"SOBERBIA" DE TRIAS.
El socialista ha afirmado que le han ido convenciendo "cada vez más" de la posibilidad de presentarse a los Juegos en base a estudios de viabilidad, y ha exhibido su confianza al preguntarle por como casa su apuesta olímpica con la de no derribar el anillo de la plaza de Glòries.
Ha desvinculado ambos proyectos, porque los Juegos son a largo plazo y el derribo empezará en breve con una inversión de más de 250 millones de euros, pero augura: "Mucho me temo, y me aventuro a decir, que seguramente por menos presupuesto municipal hacemos los Juegos de Invierno".
Martí cree que a Trias le falta liderazgo para el proyecto y que el debate soberanista no debe enturbiar la posibilidad de presentarse, aunque ha reprochado al alcalde su "soberbia" ante la derrota de Madrid para el 2020, que achaca a que tocaba celebrar los Juegos en Asia.