Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

José Coronado (Cien Años de Perdón): "Es muy diferente robar para comer que para tener un yate más grande"

Este viernes llega a los cines Cien Años de Perdón, la nueva película de Daniel Carparsoro que cuenta con potente reparto encabezado por nombres como los de Luis Tosar, Rodrigo de la Serna, Particia Vico, Raúl Arévalo, Marian Álvarez o José Coronado. Un thriller de acción que, partiendo del atraco a una sucursal bancaria, aborda temas de plena actualidad como la crisis financiera o la corrupción política.
"Es una película que tiene muchas capas. Es cine negro, un thriller puro y duro, pero además cuenta con una trama de política ficción. Aunque hoy en día es más realidad que ficción y que es la que va cogiendo importancia y va haciendo casi buenos a los ladrones", afirma Coronado que subraya que una de las grandes virtudes de Cien Años de Perdón es su capacidad sorprender al público que "va estar deseando que los que eran en principio malos ganen la partida".
"Nos muestra la maldad se mueve mucho más entre las altas instancias que entre las bajas", señala el actor que en esta cinta da vida a Mellizo, un personaje oscuro y opaco que el propio Coronado define como "un mercenario al servicio del Estado que resuelve asuntos donde no puede llegar la ley".
Precisamente del lado del Estado, está el personaje de Raúl Arévalo, Ferrán, el jefe de gabinete de la presidenta del Gobierno. Un hombre que, apunta el actor, a pesar de ser joven es "frío" y que tomará las decisiones necesarias en cada caso "para proteger las espaldas de sus jefes".
Junto a él, para hacer frente a la crisis desatada por un gran secreto que se oculta en el banco, estará Cristina, otro miembro del Gobierno que, según apunta la actriz que le da vida Marian Álvarez, personaliza "la eficacia". "Ella es el puente entre lo que está pasando y los políticos... y también con el espectador. Ella y Ferrán son complementarios, un equipo muy bueno", apostilla.
¿QUIÉN ROBA A QUIÉN?
Los tres intérpretes coinciden en afirmar que, tal y como ocurre en muchas ocasiones en el mundo real, en Cien Años de Perdón los más peligrosos no son los que están dentro del banco con las máscaras, las armas y los rehenes -la banda de atracadores que capitanean Rodrigo de la Serna y Luis Tosar- sino sus personajes, los que están fuera con el traje, la corbata y dando órdenes por el teléfono móvil.
"Un atracador de banco va de cara, aunque lleve careta. Y sí, es horrible que te atraquen.. pero sabes que es un atraco. Pero los políticos roban y te dicen que 'el que la hace la paga'. Eso da rabia y el que roba a esos ladrones debería tener mil años de perdón", sentencia indignado Arévalo. "Es muy diferente robar para dar de comer a tus hijos que para tener un yate más grande", apostilla Coronado.