Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

José Sanclemente explora la mezcla entre 'reality show' y periodismo

El periodista José Sanclemente explora cómo las historias generadas por los 'reality shows' televisivos son retomadas por el periodismo en su última novela 'Ésta es tu vida' (Roca Editorial), según ha explicado en una entrevista de Europa Press.
Después de tratar con los mismos personajes sobre el mundo de la prensa en su primer libro 'Tienes que contarlo', y abordar después el ámbito de la radio en 'No es lo que parece', esta novela habla sobre la televisión y cómo es tratado el "morbo y la hiperrealidad" desde el periodismo.
La historia comienza con la conmoción de un pueblo ante el asesinato de una mujer, concursante del 'reality show' de gran popularidad 'Esta es tu vida', en cuya cobertura informativa trabajará una periodista empleada de la misma cadena que emite el programa, y que se verá obligada por sus jefes a participar en un programa sensacionalista.
'Esta es tu vida' investiga la verdadera vida de cada uno de los concursantes para verificar si se ajusta a sus propias percepciones --por ejemplo, si uno cree que es el buen hijo que se piensa, o si su novio es el buen deportista que dice ser--, con lo que los participantes dan carta blanca para acceder a todas sus cuentas bancarias, sociales y de cualquier índole.
Las investigaciones sobre cada concursante permiten a la cadena explotar sus servicios informativos y mezclarlo con el 'reality': "No hay que poner en el telediario o en espacios de debate estos temas", ha dicho.
Sanclemente ha puesto el ejemplo de un programa de Perú, similar a 'El juego de tu vida' --un concursante se enfrenta, con sus familiares delante a reconocer sus mayores intimidades--, donde una joven reconoció ante su novio que ejercía la prostitución y éste la mató: "Después, el mismo canal entrevistó al novio y él contó cómo la mató", ha lamentado.
Para Sanclemente, es necesario separar el "morbo" que generan los 'reality shows' de su propia cobertura informativa, y según él, este libro no es una crítica mojigata a los 'reality shows', sino de una mirada a cómo este mundo está tomando el periodismo: "Es una reflexión de si estamos trasladando al periodismo ese tipo de ingredientes".
DOS VISIONES DEL PERIODISMO
Ante esto, Sanclemente pone en escena a la periodista Leire Castelló, de 35 años y, de algún modo, representante de un periodismo en el que las nuevas generaciones se están atreviendo a fundar medios emergentes, y que conservan la "ilusión" frente a las cortapisas del poder.
En el lado opuesto, la presentadora del 'reality show' es una mujer madura que antes de conducir este tipo de programas se había dedicado al periodismo de investigación y representa a una profesional "decepcionada con el periodismo de investigación".
"El periodismo nunca le ganó la guerra a los poderosos. Sólo puede hacer la guerrilla", es la lectura de Sanclemente que, pese a su veteranía con cargos en su currículum como el de consejero delegado de Grupo Zeta, consejero de Antena 3TV y fundador del diario 'ADN', se identifica más con la joven, ya que él mismo preside 'eldiario.es', con una redacción joven.
"Respeto a los periodistas serios que no han caído en el desánimo de hacer buen periodismo", ha recalcado Sanclemente, que, no obstante, se opone a referirse a los 'reality shows' como telebasura, ya que son los programas con más medios técnicos y humanos de la televisión.
Además de la trama relacionada con el periodismo, Sanclemente incluye otra línea argumental sobre una secta religiosa y sus delitos de pederastia, que llevan la novela hasta México: "En realidad se refiere a los delitos del fundador de la Legión de Cristo, Marcial Maciel, que fue un pederasta".
Para el autor, Maciel "no ha pagado por sus crímenes", así que Sanclemente ha querido criticarlos públicamente desde sus páginas en una subtrama que creció conforme se iba documentando del tema, ha añadido.