Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

José Tomás, muy grave tras sufrir una cogida en la plaza mexicana de Aguascalientes

El torero José Tomás está "estable" dentro de la gravedad tras la intervención quirúrgica a la que fue sometido durante tres horas y media después de la severa cornada sufrida en la plaza mexicana de Aguascalientes, explicaron en conferencia de prensa los médicos que le atienden. Su apoderado ha explicado que el maestro de Galapagar "está reaccionando bien" tras la operación. El último parte destaca que ha sufrido una "discreta mejoría aunque la gravedad persiste".
El diestro madrileño continúa "muy grave" aunque estable tras recibir una cornada "de unos quince centímetros" en el tercio medio del muslo izquierdo con una trayectoria hacia arriba y hacia atrás que le lesiona las venas femorales superficiales y profunda y la ilíaca, según el cirujano vascular que le operó, Alfredo Ruiz.
Salvador Boix, apoderado del maestro de Galapagar, ha asegurado que el torero "está reaccionando bien" tras la operación. El último parte destaca que ha sufrido una "discreta mejoría".
La hemorragia fue "muy importante" y se calcula que pudo perder unos seis litros de sangre, por lo que tuvieron que transfundirle casi ocho litros inmediatamente en la enfermería de la Plaza de Toros.
El médico aseguró que la decisión de intervenirlo en la propia plaza, donde le aplicaron suero y le transfundieron la sangre, salvó la vida de José Tomás, que llegó a la enfermería "muy tranquilo" y eso ayudó "mucho" a todo el equipo médico.
Tras la intervención quirúrgica, que concluyó sobre las 00.15 horas (05.15 hora GMT) habrá que esperar la evolución del paciente y para ello serán importantes las próximas 72 horas ante el riesgo de que surjan complicaciones.
Otro de los doctores que le operó, Carlos Hernández, explicó a los periodistas que es "la cornada más grave" que ha atendido el equipo médico de la plaza, incluida la "impresionante" cogida que sufrió en el pecho el novillero Jairo Miguel hace unos tres años.
Los médicos se mostraron confiados en la recuperación del diestro de Galapagar (Madrid), así como en su juventud y vitalidad, aunque aún pueden surgir complicaciones en su estado.
El torero pasará la noche del domingo en el Hospital Hidalgo de Aguascalientes y mañana a las 11.00 horas (16 horas GMT) ofrecerán una conferencia de prensa para explicar cómo se encuentra el torero.
La cogida ocurrió durante la lidia del quinto toro, de la ganadería mexicana de Pepe Garfias, tras la cual el matador español fue trasladado a la enfermería de la plaza, perdiendo mucha sangre en el camino.
Por tal motivo se solicitó por megafonía en la misma plaza que quienes tuviesen su mismo grupo sanguíneo acudiesen a donar a un centro hospitalario de Aguascalientes.
El morlaco le había avisado dos veces anteriormente con sendos extraños, aunque el torero, fiel a su estilo, insistió en su faena hasta que a la tercera fue prendido en el muslo izquierdo de forma seca.
A pesar de la rapidez en llevarlo ante los médicos, en el lugar de la cogida dejó un gran charco de sangre, así como en todo el recorrido hacia la enfermería, donde fue estabilizado.
El diestro está muy vinculado a la localidad de Aguascalientes, donde hace unos años se compró un rancho y en donde ya ha toreado en varias ocasiones.
José Tomás, que tomó su alternativa en México y está muy unido al país norteamericano, ya sufrió otra gravísima cogida en 1996 en la plaza de Autlán de la Grana, en el estado de Jalisco, en la que también perdió mucha sangre y necesitó varias transfusiones.