Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un joven inglés desesperado al encontrarse con un candado en la dilatación de su oreja

Un joven inglés sufre la broma más pesadaFacebook

Como en todo, también las bromas tienen su límite, y es que cuando se ríe de la persona en vez de con ella hay que pararlas. Ejemplo claro de esto es lo que le sucedió a finales de febrero al joven inglés Tom Matthews cuando un desconocido le metió un candado en su oreja izquierda. Sin tener la llave de la cerradura, la única solución que pensó fue compartir su insólita historia en Facebook para encontrar al pesado bromista.

La risa es el gesto más beneficioso para los seres humanos. Bromas, chistes e historias son empleadas con el objetivo de producir una carcajada, pero en su búsqueda no todo vale, bien sabe de esto el inglés Tom Matthews. Este joven residente de Helston estaba disfrutando de un merecido descanso de su jornada laboral cuando un desconocido se le acercó por la espalda y le introdujo un candado en la dilatación de su oreja.
Según informa el portal Contexto, Matthews estaba tranquilamente tomando una cerveza con sus amigos en un bar cercano al trabajo cuando inesperadamente oyó un "click" en su espalda. Rápidamente se giró y vio como un individuo desaparecía entre la multitud. Sin preocuparse de lo que había ocurrido prosiguió charlando, hasta que a los pocos minutos se dio cuenta de que una de sus orejas pesaba más de lo que recordaba. Horrorizado descubrió que en la dilatación de su oreja izquierda le habían alojado y cerrado un candado.
Desesperado y sin la llave de la cerradura, el 29 de febrero el joven inglés decidió difundir su desafortunado incidente en Facebook buscando la colaboración ciudadana para encontrar al pesado bromista. "Un cabrón me hizo esto. Si te encuentro te pondré a cuatro metros bajo tierra", rezaba el texto que acompañaba a una imagen de su entristecido rostro con el diabólico artilugio en su oreja.
La impactante y curiosa instantánea provocó que muchos de sus amigos se quedaran estupefactos, siendo muchos los que, sin dudarlo, le preguntaron si era cierto lo que le había pasado. Otros sin embargo, tomándoselo con humor, le ofrecieron sus servicios: "Yo abro cerraduras, cobro 10 libras a la hora" comentaba uno en la foto, mientras otro le aconsejaba ir al taller mecánico más cercano. Sea como fuere, la imagen se ha hecho viral y ya cuenta con más de quince mil reacciones.