Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Juana Macías comienza el rodaje de 'Embarazados', un relato "generacional" sobre la resistencia a ser adultos

Juana Macías consiguió una nominación a los Premios Goya en el año 2010 a la Mejor Dirección Novel por la película 'Planes para mañana' y ahora, cuatro años después, regresa con un retrato "generacional" sobre la maternidad y la paternidad en plena crisis de los 30 que lleva por título 'Embarazados' y que comienza a rodarse el próximo lunes.
La película, que previsiblemente llegará a las pantallas en la primavera de 2015, cuenta vida de una pareja que se aproxima a los 40 y quiere tener un hijo, pero se da cuenta de que no puede, tal y como ha explicado la cineasta este jueves durante una entrevista concedida a Europa Press.
Macías, madre de dos hijos, se ha inspirado en su entorno para hablar de la paternidad y la maternidad y de lo "desnaturalizada" que está esta etapa de la vida, de "lo tarde que se tienen los hijos, lo que se tarda en decidirse, las y de las extrañas formas familiares actuales".
"Somos una generación que no asumimos que somos adultos. Tener un hijo es asumir una responsabilidad hacia delante, no es algo tan volátil como una pareja o un trabajo, sino que supone cruzar una raya y después no hay vuelta atrás. Eso da miedo", ha indicado.
Por otro lado, cree que las circunstancias sociales no favorecen: "Las posibilidades para conciliar la vida familiar y el trabajo no van a favor, la inestabilidad del trabajo tampoco. Hay muchos factores que hacen que de repente, cuando la gente no puede tener hijos, es cuando se plantea tenerlos. Parece que siempre puedes decidir, como si fuera una decisión que siempre puedes tomar", ha dicho.
Este retrato se presentará "en clave de comedia", puesto que aúnque admite que podía haberse hecho un "drama tremendo", le apetecía que el público se riera de uno mismo, de las obsesiones y las paranoias, y de los manuales aparentemente necesarios para saber cómo actuar con los hijos".
Según recalca, es una comedia "realista, basada en lo surrealista de las situaciones cotidianas, en el absurdo". El "carrusel hormonal" al que se enfrentan las mujeres que se someten a procesos hormonales para tener un hijo y las "cosas delirantes" que son capaces de hacer; los padres que no se atreven a decir que no a sus hijos de dos años, "absolutamente dominados por ellos"; así como la "obsesión convulsiva por consultar todo en Google" son solo algunos ejemplos de estas situaciones recreadas en 'Embarazados'.
PACO LEÓN Y ALEXANDRA JIMÉNEZ, PROTAGONISTAS
Uno de los mayores alicientes de esta cinta es la pareja ficticia que forman Paco León y Alexandra Jiménez. El primero "tiene una capacidad para la comedia y la interpretación mayor de la que se ha visto hasta ahora", según destaca Macías. Por su parte, Jiménez, tiene "un tono que es capaz de pasar de una situación cómica a una dramática en una mirada", algo que le venía "bien" para este humor "realista" y "aburdo" que quería plasmar en la película. Además, cree que como pareja conectan y tienen un sentido del humor compartido.
En esta línea, la actriz Alexandra Jiménez ha explicado a Europa Press que existe una conexión a nivel interpretativo con Paco León puesto que, entre otras cosas, se ríen de "las mismas cosas". Además, destaca que se siente "afortunada", puesto que este es el cuarto rodaje en el que se embarca este año en cine, además de otros proyectos.
A 'Embarazados' se suma 'Requisitos para ser una persona normal', escrita, protagonizada y dirigida por la actriz Leticia Dolera; 'Anacleto', de Javier Ruiz Caldera; y 'Los miércoles no existen', adaptación cinematográfica de la obra teatral que dirige Peris Romano.
Preguntada por la temática de 'Embarazados', la actriz señala que esta generación se ha acostumbrada a "tenerlo todo", pero también a "no tener lo fundamental". "Cada vez cuesta más tener un hijo, una falta de estabilidad que obliga a alargar esta etapa de la vida que deberías dejar. Por un lado, todo está acelerado, pero por otro se han ralentizado las cosas", reflexiona.