Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jugadores que siempre pierden

Los casinos on-line y las casas de apuestas están provocando que el perfil del ludópata sea cada vez más joven.
Se levantan cada día con la única obsesión de conseguir dinero para poder jugar a las tragaperras, a las cartas o a cualquier cosa que les quite el mono. 800.000 personas tienen esa sensación cotidiana en España, el juego es su obsesión. Son jugadores que nunca ganan, por lo general, la victoria siempre es momentánea porque el premio termina de nuevo sobre el tapete, o se va por la ranura de la máquina.
La ludopatía arruina a todo el que la sufre, destroza familias e incluso, en algunos casos, termina con la vida de quien no puede superarlo. Salir de esta adicción no es fácil, la ayuda familiar y la aceptación del problema es fundamental para dejar atrás esta ruina económica y personal. Tres de cada cuatro ludópatas dejan atrás el juego.
Un equipo de reporteros ha asistido a una terapia y ha conocido de primera mano cómo es la vida de un jugador y cuál es el drama que viven sus familiares.