Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El KERS siembra dudas en los equipos

Será una de las principales novedades en los monoplazas para la próxima temporada, pero el sistema de recuperación de energía, conocido como KERS, no ha despertado hasta el momento más que temores en los equipos. Ferrari ha sido la última en manifestar dudas y no garantizan que esté integrado en el flamante F60 en el Gran Premio de Australia.
Han sido muchos los que han reconocido que el KERS les genera dudas, sobre todo en torno a la seguridad. Uno de los últimos pilotos que mostró su desconfianza fue Sebastian Vettel: "¿Será seguro en carrera? Mi preocupación es que hasta ahora nadie ha tenido un verdadero pensamiento acerca de la seguridad".
Red Bull, equipo en el que correrá Vettel en 2009, ha parado el desarrollo de su propio KERS y ha decidido dejar todo en manos de Renault, que también les suministra los motores. Así lo reconoció el ex piloto y actual consejero de la escudería energética, David Coulthard: "Red Bull en principio estaba desarrollando su propio sistema, y después se decidió que sería económicamente mejor y más eficiente trabajar con Renault".
En Maranello andan aún sumidos en la resaca por el impacto provocado por el F60, el monoplaza de Ferrari para el próximo campeonato. Después de probar el nuevo bólido en Mugello, KERS incluido, Stefano Domenicali reconoció que han tenido muchos problemas en la fase de desarrollo del sistema de recuperación de energía: "La fiabilidad jugó un papel decisivo para nosotros la pasada temporada, así que nuestra prioridad es entender el potencial del KERS y después solventar los posibles problemas de fiabilidad".
Por este motivo, no es seguro que el F60 lleve el KERS integrado en la primera carrera del campeonato, que se disputará en Melbourne. Massa dio las primeras vueltas con el nuevo coche y acabó contento: "Utilizamos el KERS al principio, incrementando gradualmente la potencia y hasta ahora todo ha sido positivo".
La normativa para el próximo año prohibe los tests privados, por lo que las escuderías deberán aprovechar a fondo los entrenamientos oficiales que quedan hasta el comienzo del Mundial para que la integración del polémico KERS resulte positiva.
JNP