Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Keniano reitera su oferta: 40 cabras y 20 vacas por Chelsea Clinton

Godwin Kipkemoi Chepkurgor es un keniano persistente de los que piensa que todo es posible y, por ello, ha reiterado a la secretaria de Estado Hillary Clinton su oferta a cambio de la mano de su hija, Chelsea: 40 cabras y 20 vacas.
Según informó hoy la cadena de televisión CNN, esta no es la primera vez que Chepkurgor hace la oferta. El pretendiente, que ahora tiene 39 años, ya presentó sus respetos y su oferta a los Clinton allá por el año 2000, cuando toda la familia visitó África.
La oferta quedó en el aire, pero el caballero, paciente, volvió a realizársela a Hillary Clinton durante el viaje que la jefa de la diplomacia estadounidense realiza ahora a África.
La oferta fue objeto de más de un comentario hasta el punto de que un periodista de CNN, en el curso de una reunión con público local, dijo en broma a la secretaria de Estado que, dada la actual crisis económica, la dote ofrecida por el keniano "no era una mala oferta".
En el mismo tono, Hillary respondió que Chelsea "es muy independiente". "Yo le comunicaré esta oferta tan amable, pero ella toma sus propias decisiones", agregó.
Chepkurgor, sin embargo, dijo a CNN que para él esto no es una broma y que Chelsea "es una mujer hermosa, disciplinada y de muy buena disposición".
"Por supuesto yo nunca la he conocido personalmente, pero me gusta su familia y cómo se mantienen unidos", añadió. "He esperado mucho tiempo y sigo esperando conocerla para expresarle mi amor".
El pretendiente, en los casi nueve años transcurridos, no ha perdido el tiempo y se casó en 2006 con Grace, una compañera de estudios. Pero no importa, dice, porque en Kenia, la poligamia es legal y Chelsea bien podría ser su "segunda esposa".
El osado keniano, que tiene una pequeña tienda de electrónica y computadoras en Nakuru, una ciudad al noroeste de Nairobi, dijo que su esposa "no tiene problema con esto".