Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kheiron lleva al cine la huida de sus padres de Irán: "Las dificultades humanas son más complicadas que las financieras"

"Las dificultades humanas son mucho más complicadas que las financieras por la falta de diálogo y solidaridad", ha manifestado el humorista francés Kheiron, quien debuta en la dirección cinematográfica con 'O los tres o ninguno', un filme en el que narra la huida de sus padres de Irán a finales de los años 70, tras el derrocamiento del Sah y la llegada al poder de Jomeini.
'O los tres o ninguno', nominada a Mejor Ópera Prima en la pasada edición de los Premios César, cuenta en clave de comedia dramática la vida de Hibat y Fereshteh, dos jóvenes contrarios al régimen del ayatolá iraní, líder político-espiritual, que tras una larga hazaña para abandonar su país natal, junto a su bebé, logran encontrar refugio en París.
"Sus vidas siempre han sido una fuente de inspiración para mí, tenía que dar a conocer su historia porque estaba seguro que podría inspirar a otras personas", ha señalado Kheiron durante una entrevista concedida a Europa Press, con motivo del estreno este viernes del filme en España.
A pesar del trasfondo trágico del exilio, del abandono del hogar y de la despedida de los seres queridos, Kheiron aborda esta película en un tono ligero, uno de los principales "retos" que asumió con este proyecto.
"Hay que recordar siempre que cuando la gente se enfrenta a situaciones trágicas y angustiosas, utiliza la risa como arma de autodefensa. Los primeros que se ríen de la situación son los que han sufrido ese tipo de trauma, y son los demás quienes se angustian", ha justificado el director.
Esta película es una forma de "cerrar el círculo" de su historia", pero también una manera de darse a conocer como actor. Tal y como ha relatado, siente "pasión" por la escritura: primero se expresó a través del rap y de la poesía y luego probó suerte en la improvisación y se decantó por el monólogo. Sin embargo, nunca había hablado de su familia, un tema "demasiado complejo" que finalmente ha podido llevar a la gran pantalla.
HISTORIA UNIVERSAL
Kheiron tenía "una idea muy exacta" de lo que quería: "Una película tan personal como universal". Por ello, entrevistó a sus padres para saber "los más mínimos detalles y los hechos más destacados" de la "aventura" que les había llevado a huir de Irán junto a un pequeño Kheiron.
Aunque admite que nunca quiso hacer una película política, era "evidente" que no podía evitar explicar la situación en Irán con el Sha y después con Jomeini para relatar el destino de sus padres. Sin embargo, trató de no entrar en demasiados detalles. "La política forma parte del relato y mi trabajo de guionista consistió en jugar todo el tiempo con esa realidad", ha dicho.
El director de 'O los tres o ninguno' ha señalado que con el relato de la labor que llevó a cabo su padre en un barrio marginal de París, su objetivo no fue hacer un "remake" de 'El odio', pero era consciente asimismo de que no abordaba "un terreno cinematográfico virgen".
"Me limité a mostrar los suburbios con la mirada de mi padre para quien la violencia que puede existir en esos barrios no tiene nada que ver con lo que había vivido en las prisiones iraníes", ha explicado.
Kheiron recuerda a su padre como un hombre "dotado de una tranquilidad y de una perspectiva impresionantes, incluso cuando le quemaban el coche o le amenazaban con un Kalachnikov". Por eso, según cuenta, construyó la parte de la película que se desarrolla en Stains como una "prolongación de los momentos vividos en Irán".
Preguntado por la posición de la Unión Europea respecto a la crisis de los refugiados, Kheiron cree que "un mundo en el que todos somos iguales no genera ningún interés", porque "ser diferentes es lo que hace ser especiales", y añade: "No estoy especialmente interesado en la política, pero no podemos perder de vista que hay gente que está sufriendo. Debemos ser más empáticos".